El lunes pasado Marcel Maia Montalban, juez del estado de Sergipe, determinó el bloqueo de la aplicación de mensajería WhatsApp en todo el territorio de Brasil durante 72 horas. El motivo de la decisión fue la negativa a dar acceso a conversaciones de usuarios que forman parte de una investigación vinculada al tráfico de drogas.

Desde WhatsApp, propiedad de Facebook, presentaron un recurso y finalmente la aplicación volvió a funcionar luego de estar 24 horas fuera de servicio. La orden del juez iba dirigida a las cinco principales operadoras de telefonía inalámbrica: Tim, Vivo, Claro, Nextel y Hi. Todas acataron la medida, que contemplaba multas de alrededor de 142.000 dólares por incumplimiento.

El mismo juez de Sergipe ordenó en marzo el arresto del vicepresidente de Facebook para América Latina, Diego Dzodan, en el marco de la misma causa. Cabe destacar que WhatsApp ya fue bloqueado en Brasil en diciembre de 2015, también debido a la falta de cooperación en brindar información sobre mensajes enviados entre usuarios que estaban siendo investigados. En ese caso, fue un juez de São Paulo quien ordenó la interrupción del servicio por 2 días, pero luego de 13 horas de interrupción volvió a funcionar por otra orden judicial que solicitaba el desbloqueo.

La defensa de WhatsApp es simple: no puede brindar información que no tiene. Los mensajes que se intercambian viajan encriptados de punta a punta. La empresa no guarda registro de las comunicaciones, ya que los mensajes no quedan almacenados en un servidor.

Los bloqueos parecen desproporcionados y afectan a 100 millones de usuarios de WhatsApp en Brasil. De allí que Telegram haya colapsado durante la suspensión.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.