7 años de guerra es lo que lleva el conflicto en Siria, 7 años de horror que todo el mundo ha visto a través de la tele y de los distintos medios y plataformas. El mundo se horrorizó por grandes cortometrajes de la muerte en vivo, asustando a todo ser que lo viese. El conflicto se expandió entre Siria e Iraq y llegó a tocar otros horizontes como Europa y el norte de África y, según algunos líderes mundiales, esto era el inicio de una nueva guerra mundial.

Debemos dirigir la vista hacia los organismos internacionales para leer y escuchar cifras que asustan a toda la humanidad. Pero la realidad es que los hechos y el día a día lo vive el ciudadano común y en esos rincones del mundo el único que sufre es el afectado por estos conflictos. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), 2017 ha sido el año más duro en lo que va del conflicto.

Miles de víctimas

Según este organismo y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, en estos 7 años de conflictos más de 500 mil personas perdieron la vida. Se trata de medio millón de almas que han sufrido el poder de la guerra en la que el hombre se destruye a sí mismo. Estas entidades internacionales también han contabilizado que, entre esa cifra, 19.811 de las víctimas han sido niñas y niños y que 12.513 han sido mujeres.

También las estadísticas nos llevan a ver que los dos primeros meses de este año han sido los peores para los niños en Siria. Sobre todo en la zona de Guta Occidental, donde en la actualidad es la zona más afectada de todas, ya que medio millón de civiles están alojados allí y no pueden volver a rutina ni salir de la región.

Además, podemos mostrar otros números como los que han huido del país, que se ubica en alrededor de 5 millones de personas que han ido a países limítrofes y otros más lejanos. Otra cifra alarmante es que durante 7 años se han movilizado por el territorio sirio alrededor de 6 millones de personas y, según estos datos, 2,8 millones de niños son los afectados.

Rusia y Estados Unidos mueven fichas

Pero mientras las cifras impactan, en Siria se llevan a cabo más ataques entre el régimen de Bashar el Assad y los rebeldes ubicados en la región de Guta, lugar donde se han producido los peores ataques de este año. Por su parte, Rusia sigue apoyando al régimen así como Estados Unidos y sus aliados han vuelto a jugar sus fichas dentro de Siria.

En los últimos días, el gobierno sirio ha denunciado a los aliados de Estados Unidos que están llevando a cabo ataques con armas químicas para desviar la mirada. Mientras que las potencias siguen tratando de avanzar en un país devastado por los ataques, las víctimas siguen en aumento y, como siempre, los más afectados son niños y mujeres. Veremos si en los próximos meses esto recrudece o si son sucesos temporales con consecuencias a largo plazo.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.