Abandono, miseria y discriminación por un lado. Abuso, trata y explotación sexual por el otro. Estas son las temáticas de los dos primeros documentales de la octava edición del FICiP (Festival de Cine Político Argentina 2018).

“Oculta (Hasta Cuándo)” del director Omar Sacallán nos cuenta la historia del barrio de emergencia llamado Ciudad Oculta. En un rápido pantallazo histórico se recorre desde la instalación de los primeros habitantes en la zona hasta la actualidad, con la lucha por ser reconocidos y la pelea por adquirir los terrenos donde se levantan sus precarias viviendas.

“Lo que intentamos es contar la historia de nuestro barrio, de la lucha. Lo relacionado con la tenencia de la tierra, nosotros entendemos que la tierra es un derecho, de ahí partimos. Estamos buscando la solución definitiva y los cambios estructurales de nuestro barrio. En estos momentos se habla de erradicación de villas en la Ciudad de Buenos Aires, pero para nosotros es un desalojo encubierto”, explicó el director.

Promesas incumplidas

A lo largo de poco más de 20 minutos, imágenes de Ciudad Oculta y de las dificultades que sufren quienes allí habitan se entremezclan con las propagandas gubernamentales sobre la necesidad de mejorar las condiciones de vida de la gente. Particularmente, se muestran propagandas de las dictaduras que gobernaron nuestro país con sus pomposas declaraciones de la sanidad y la relación con la pobreza, y se multiplican las promesas de mejoras para el barrio. Promesas que los vecinos señalan, una y otra vez, fueron sistemáticamente incumplidas. La llegada de la democracia en 1983 no obró como aliciente para implementar de manera definitiva las mejoras sino que continuó con el ciclo civil militar de promesas e incumplimientos.

Un aspecto interesante que se muestra en el documental hace referencia a una cuestión que suele complejizar la cuestion de la vivienda: la propiedad del terreno y la escrituración de los mismos. Por medio de diferentes imágenes se demuestran los pagos hechos por los vecinos para adquirir los terrenos y que se pueda proceder a las escrituración. Sin embargo, nunca se efectivizó pese a que una parte de ellos abonó el total del dinero correspondiente en plena convertibilidad. El motivo, relata Sacallán en el documental, es la falta de loteo y división de los terrenos. Hacia el final del documental se observa cómo los vecinos nombran las calles del barrio con gente que tuvo parte activa en la lucha a lo largo del tiempo como forma de forzar al gobierno porteño a realizar el loteo e integrar definitivamente el barrio al ejido urbano. A dos años de ocurridos estos hechos, todavía no ha habido cambios.

Abuso y vulnerabilidad

El segundo documental, “Cautivas”, trata sobre la explotación sexual en Argentina. Se busca reflejar cómo cambió este delito de la trata sexual en el país y cómo operan estas bandas en la actualidad. Diferentes testimonios de víctimas de trata y de familiares relatan las situaciones en las que son captadas para la explotación sexual mediante engaños, aprovechándose de las situaciones de vulnerabilidad en que se encuentran.

Así, de una manera cruda se ve el abuso de poder que ejercen mediante amenazas y chantajes que no se circunscriben únicamente a la víctima sino que se hacen extensivas a familiares. También se refleja el hecho de que la edad no es un aspecto importante en quienes sufren explotación sexual, ya que no aqueja solamente a mujeres jóvenes sino de cualquier edad. Además, se puede apreciar la soledad de las mujeres víctimas de trata que suelen ser secuestradas en una provincia y llevadas a ejercer la prostitución en el otro extremo del país e, inclusive, en el exterior.

A lo largo del documental se muestran imágenes de muchas mujeres desaparecidas que se presume que han caído en estas redes de trata. Desde el emblemático caso de Marita Verón hasta el de Florencia Penacchi, pasan miles de rostros femeninos con los que sus familiares aún se preguntan dónde están y qué pasó.

No quedan afuera las complicidades de funcionarios y jueces en la explotación sexual, lo que lleva a la demora en la resolución de las causas y que derivan en interminables procesos judiciales que, lamentablemente, quedan mayormente en la nada. Esta trama de complicidades y en algunos casos con involucrados en las redes, no hace más que dificultar el combate contra este delito que mueve miles de millones de pesos al año. Y ya se sabe de lo que es capaz el dinero.

No hay en estos documentales lugar y espacio para ver la belleza de un filme, la dirección, la escenografía o detalles técnicos. Es pura y cruda realidad, de hechos suficientemente duros para llegarnos a lo más profundo del alma, de hacernos vivir en carne propia el drama de esa gente, de estas compatriotas, de estos seres humanos.

Oculta (Hasta cuándo)

Documental que rescata la historia del barrio de Ciudad Oculta, desde sus inicios junto a compañeros que estuvieron luchando para urbanizar la villa en las distintas etapas políticas, para llegar a la actualidad y demostrar que hay nuevamente vecinos organizados tras el mismo sueño de transformar su barrio.

Director: Omar Sacallan. Argentina, 2016, 22 minutos, documental, ATP. Guión: Marina Sajama y Veronica Salas. Fotografía: Percy Vasquez y Eloy Ignacio Vasquez. Montaje: Veronica Salas y Pamela Cruz Bautista. Música: Centro Murga “Los Retobados de Ciudad Oculta”. Sonido: Percy Carrasco Fajardo y Roberto Vera. Actores: Carlos Medina, Juan Gutiérrez, Omar Sacallán. Producción: Verónica Salas, Marina Sajama y Pamela Cruz Bautista.

Cautivas

Cualquier mujer puede ser una potencial cautiva, víctima de un delito que mutó y evolucionó en los últimos años en la Argentina: la trata sexual. En este documental referentes de ONGs, especialistas, funcionarios y víctimas explican cuáles son las nuevas formas de operar de las redes de explotación. Se realizaron relevamientos en CABA, Misiones, Tucumán, Buenos Aires, Neuquén y en las ciudades de Asunción y Encarnación en la República del Paraguay.

Directores: Magdalena Cash y Gabriel Giubellino. Argentina, 2017, 22:28 minutos, documental, SAM 13. Guión: Javier Posse y Sebastián Peralta. Fotografía: Cristian Bruno. Montaje: Cristian Bruno, Sabino Quintar, Laura Esteras y Juan Manuel Marinaro. Diseño gráfico: Victoria Benzaquen. Música incidental: Alejandro Sanz. Actores: víctimas de trata (se resguardan sus nombres), Susana Trimarco, Zaida Gatti, Marcelo Colombo, Margarita Meira, Mario Ferreiro, Gustavo Vera, Martha Pelloni, Silvia González, Gloria Llopiz Ortiz, María Rosa Ponce, Gilda Zurita, Carlos Garmendia, Teresa Bla. Producción Ejecutiva: Cristian Bruno. Producción periodística: Javier Posse y Sebastián Peralta.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.