Que la industria de los videojuegos crezca año tras año y haya ampliado su ubicación de los antiguos y añorados arcades en centros comerciales hacia la consola hogareña y los dispositivos móviles no es ninguna novedad. Muchos pasamos de meter fichines para jugar al “Golden Axe”, “Mortal Kombat” o las “Tortugas Ninja” a hacerlo en casa mediante smartphone con títulos freemium como “Springfield Tapped Out”, “Two Dots”, “The Silent Age”, “Injustice: Gods among Us” o en Playstation 4 con el increíble “Star Wars: Battlefront II”, “Tom Clancy’s Ghost Recon” o “FIFA 18”.

Lo que sí tiene aires nuevos es que el perfil del gamer ya no le pertenece a los hombres en exclusividad y que jugar se convirtió, lentamente, en una tribu urbana… que muchas veces no necesita reunirse físicamente para sentirse conectados.

Para detallar cómo es el gamer de nuestro país, la empresa Eventbrite realizó una encuesta a 8.000 personas para conocer sus comportamientos y hábitos a la hora de poner play. Y entre las razones para hacerlo el 60% afirma que lo hace exclusivamente por diversión y distracción y el otro 40% manifiesta que lo hace por diversión pero también para competir.

Entre estas características, se concluye que en Argentina el gamer utiliza hasta 3 horas diarias promedio (62% de consultados) y puede alcanzar 4 horas semanales (85%) como espectador de juegos vía streaming en plataformas como Twitch, por mencionar un ejemplo.

Según el testimonio de Carolina cuando le pregunté sobre su cultura gamer, ella detalla que prefiere “League of Legends” pero aclara que nunca fue muy buena y para serlo cree que se requiere de “mucho tiempo libre”. Además, comenta que quienes no están al tanto de las últimas novedades o alcanzan el nivel de jugadores más avanzados suelen recibir malos tratos, bullying y “mala onda”. Por esta razón, menciona que hace aproximadamente un año que se alejó del “LoL”, no porque “no me guste el juego sino porque me bardean”.

Los más jugados

Además, entre los géneros predilectos se ubican títulos como “Grand Theft Auto” o “The Last of Us”, que posicionan a la acción y aventura en lo más alto con 23% de los votos. Seguido por estos se colocan los shooter en primera persona como “Half Life” y “Halo” con 18%, juegos de simulación con marcas como “Minecraft” y “The Sims” con 16%, role playing con “Mass Effect”, “Diablo” y “Final Fantasy” con 15% y los que requieren estrategia como “Starcraft” o “Warcraft” completan la línea de los más elegidos con 13%. ¿Dónde quedó el FIFA y su acérrimo rival el PES?

Asimismo, poco menos de la mitad de los participantes en la encuesta reveló que juega en soledad, mientras que el 27% lo hace con amigos o desconocidos a través de las plataformas multijugador. Y no son los mismos, pero también cerca del 45% afirma que cualquier momento es bueno para jugar, y coincide la cantidad que revela que lo hace por la noche.

En cuanto a los consultados, de los 8.000 participantes en todo el país el 72% son hombres y 28% son mujeres, en un rubro en el que su participación crece día tras día.

Finalmente, el informe detalla las edades de los gamers encuestados y 35,7% tiene entre 24 y 29 años, 33,6% tiene entre 18 y 23 años y 10,7% se ubica en la franja entre 30 y 34 años. Por su parte, los menores de 18 años solo abarcan el 6% y los mayores de 50 representan el 1%.

Récord de ventas

“Call of Duty: WWII” fue el juego más vendido de todo 2017 (lanzado en el mes de noviembre) con más de mil millones de dólares de facturación a nivel mundial, seguido por “Star Wars: Battlefront II”, “Assassin’s Creed: Origins”, “NBA 2K18”, “Madden NFL 18”, “Super Mario Odyssey”, “FIFA 18”, “Need for Speed: Payback”, “Destiny 2” y “Pokemon: Ultra Sun”.

Además, el gasto en software se incrementó un 19% en comparación con el mismo período del año pasado y el hardware aumentó su comercialización en casi 30%, cifra obtenida gracias a las 10 millones de unidades vendidas de la consola Nintendo Switch.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.