Los debates entre candidatos suelen ser comunes en algunos países, principalmente cuando la candidatura en juego es nada menos que la presidencia de la Nación. Este no es el caso de Argentina y, a pesar de que hubo algunas iniciativas para que se torne una costumbre saludable, hasta ahora no han tenido resultado favorable.

Esta vez, nada menos que Aníbal Fernández, el jefe de Gabinete de Ministros y nombre importante dentro del kirchnerismo, es el que impulsa la sanción de una ley que haga obligatorio este debate entre los aspirantes a la primera magistratura. Eso sí, hay un pequeño detalle: la idea de Fernández es que se aplique para las presidenciales de 2019.

El funcionario dijo que tendría que existir una “ley nacional” que posibilite un “debate general” previo a las elecciones de “todos los candidatos para que cuenten sus propuestas, y así cada uno, con mayor o menor capacidad oratoria, pueda contarle a la sociedad lo que quiere hacer en cada uno de los temas”.

Al presentar su propuesta, Fernández señaló: “Creo que para las próximas elecciones se puede trabajar, debiera ser obligatorio tener que expresarse en estos sentidos” y expresó su convencimiento de que “en algún momento debiéramos sacar una ley nacional que diga que para estas cosas es obligatorio el debate y el que no participe no puede participar siquiera de las Primarias”. Sin embargo, aclaró que debería ser después de los comicios de este año y ser efectivo para los presidenciales de 2019.

Al argumentar su iniciativa dijo que “siempre tendría que haber un debate, para que se pueda contar a la sociedad qué se va a hacer en cada uno de los temas”, y que ello podría realizarse “en la Televisión Pública, en un canal libre o una universidad, que garantiza ecuanimidad”.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.