En un partido cerrado y con pocas aproximaciones a los arcos, Gremio aprovechó una pelota parada y le ganó 1 a 0 a River Plate por el partido de ida correspondiente a la primera semifinal de la Copa Conmebol Libertadores de América.

Medirse fuerzas

En el comienzo del encuentro fue, quizás, en el único momento en el que el equipo de Marcelo Gallardo se mostró superior a su rival. Durante los primeros 15 minutos pareció estar asentado en el partido, dinámico y con intención de hacerse de la pelota. Sin embargo, nunca consiguió la profundidad necesaria para lastimar. Las dos ocasiones que tuvo para ponerse en ventaja fueron en pies de Exequiel Palacios, que probó de media distancia pero Marcelo Grohe pudo responder de buena manera en ambos casos.

Gremio tampoco hizo demasiado y solo tuvo una chance al comienzo, de media distancia y en pies de Cícero, que Franco Armani despejó al tiro de esquina. El resto fue todo fricción y poco de juego, ya que los circuitos entre quienes podían llegar a generar fútbol fueron siempre interrumpidos. El equipo brasilero superó la etapa en la que el local se hizo fuerte y fue creciendo cada vez más en el campo de juego, dejando claro que estaba capacitado para manejar la tenencia del balón. Y con esa impronta se extinguió un primer tiempo muy cerrado.

Llegó el premio

La tendencia en la que derivó el final de la primera etapa terminó por ser una continuación al inicio del segundo periodo. River entendió que solo quedaba medio partido para sacar la diferencia de local y fue a buscar el gol, aunque de manera poco clara y con mas apremio que con temple para manejar la ansiedad. De esto pareció aprovecharse Gremio, que hasta ese entonces creció en confianza y, de pelota parada, consiguió abrir el partido. Michel anticipó en el primer palo para cabecear un balón desde un tiro de esquina y así le dio a su equipo la ventaja en el marcador. Si antes del gol el apremio del local era notorio, luego el objetivo pasó a ser una necesidad imperiosa.

Pero el equipo argentino nunca pudo encontrar los caminos para que le llegue la pelota a Gonzalo Martínez y a Juan Fernando Quintero, los encargados de generar juego en ataque. La disciplina táctica que el entrenador Renato Portaluppi les impregnó a sus jugadores se vio reflejada en el campo de juego, tras realizar una tarea defensiva impecable y clausurar las conexiones rivales.

Así fue como el actual campeón de la Copa Conmebol Libertadores de América se llevó de Buenos Aires un gran resultado que lo ubicará más que bien de cara a la revancha en Porto Alegre, el próximo martes 30 de octubre.

Formaciones e incidencias

River Plate: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Jonathan Maidana, Javier Pinola, Milton Casco; Leonardo Ponzio, Exequiel Palacios; Juan Quintero, Gonzalo Martínez; Rafael Santos Borré, Ignacio Scocco. Entrenador: Marcelo Gallardo.

Gremio: Marcelo Grohe; Leonardo Gomes, Pedro Geromel, Walter Kannemann, Bruno Cortez; Michel, Ramiro, Maicon, Cícero, Alisson; Jael. Director técnico: Renato Portaluppi.

Gol: 62′ Michel (Gremio). Amonestaciones: 36′ Rafeel Santos Borré (River Plate), 48′ Alisson (Gremio), 59′ Jonathan Maidana (River Plate), 59′ Walter Kannemann (Gremio), 60′ Javier Pinola (River Plate), 69′ Leonardo Ponzio (River Plate), 93′ Michel (Gremio). Árbitro: Víctor Carrillo (Perú).

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.