Después de las discusiones, los cuartos intermedios y los incidentes en las calles, los diputados continuaron con el debate para darle la media sanción a la ley de presupuesto para el 2019. Finalmente, pasadas las 5 de la madrugada del jueves, el proyecto recibió el respaldo de 183 legisladores, 103 en contra y 8 abstenciones.

Los votos afirmativos correspondieron al oficialismo de Cambiemos con 106 y los restantes 32 se dividieron en 27 de diputados de partidos provinciales que gobiernan sus distritos (5 misioneros, 4 cordobeses, 3 santiagueños, 3 sanjuaninos, 2 catamarqueños, 2 salteños, 2 riojanos, 2 entrerrianos, 2 chaqueños, 1 neuquina y 1 chubutense). Los otros 5 fueron de la bancada que dirige Martín Lousteau (Evolución) con tres votos, el mendocino Ramón y el peronista Macías. La mayoría de los provinciales que integran el interbloque Argentina Federal. Las excepciones son la neuquina, los misioneros, los santiagueños la chubutense (interbloque massista) y los catamarqueños (bloque propio).

Voto conveniente

En la vereda opuesta estuvo, además del Frente para la Victoria, el Frente Renovador y Red Argentina, el PJ de San Luis, la Izquierda, tres de monobloques peronistas, el socialismo y cuatro del bloque justicialista. A estos números se les sumó el oficialista salteño Alfredo Olmedo. Las malas lenguas comentaron que su negativa tiene un contenido personal, ya que la cuestión impositiva le jugaría en contra de su actividad agropecuaria.

Su argumento para votar en contra fue que “si no se hace un presupuesto para que la Argentina salga para adelante y dejen de fomentar la vagancia, no vamos a estar bien”. Además, manifestó que “nuestro Interior produce riquezas, donde curiosamente ahora pusieron más impuestos, retenciones”, remarcó Olmedo, y sostuvo que el Gobierno “tiene que cambiar entero” el proyecto “más que hacer modificaciones”, porque “la esencia” del Presupuesto “no puede ser el ajuste ni los planes”.

“Nunca hubo lluvia de inversiones”

Los discursos de cierre de los tres bloques principales estuvieron a cargo de sus jefes: Graciela Caamaño (Frente Renovador), Agustín Rossi (FPV) y Mario Negri (Cambiemos). La diputada massista le pegó tanto al Gobierno como al kirchnerismo. “Se termina el marketing político de los consultores caros, nunca hubo lluvia de inversiones, el gradualismo pasó sin pena ni gloria, nunca convergieron las variables y formó parte del relato de Macri que intenta centrar el origen de todos los males pasados en el gobierno anterior”, dijo Caamaño, y agregó que “nadie puede erigirse en fiscal de nada. En 2010 fue escandalosa la operación del oficialismo para lograr los votos de la oposición al Presupuesto”.

Por su parte, Rossi sostuvo que el apuro por aprobar el presupuesto se debía a que “hay que llevarle algo al bureau del Fondo que el viernes va a tratar el acuerdo. Nadie sabe de esta Cámara qué firmó el Gobierno con el Fondo Monetario”. Además, Rossi defendió las políticas del gobierno kirchnerista y manisfestó que “es mentira que el único camino que tiene el pueblo argentino es inmolarse en el altar de la deuda y del ajuste”.

Desde el oficialismo, Negri criticó al FpV “que dejaron un 30 por ciento de pobreza, que eran socios de Venezuela” y que “nos hubieran dejado forfai”. También los calificó de “seudo revolucionarios” y de hacer “un populismo cleptocrático”.

Puntos principales del Presupuesto 2019

“Déficit cero”: se refiere únicamente al déficit primario, sin tener en cuenta el pago de intereses de deuda, que se incrementan cerca del 50%.

Gasto: tiene un aumento nominal del 27,4% respecto a 2018. Si tenemos en cuenta la proyección de inflación se contrae un 13%, con una caída del 11% de los gastos corrientes y de 42% de los gastos de capital. El gasto primario crecerá nominalmente a un ritmo del 24 por ciento en 2019 y los recursos sociales se expandirán un 32%.

Además, se prevé una disminución del 0,5% en la actividad económica en 2019 y una baja del 2,4% para este año.

Cotización de dólar: 40,10 pesos promedio para 2019 y 44,30 en 2020, 48,20 en 2021 y 50,5 en 2022.

Inflación: 23% para 2019 y un promedio de suba de precios del 34,8%. Para 2018 se calcula un 32,7 por ciento.

La deuda pública a fin de año representará el 87% del PBI, con un stock de 315.698 millones de dólares. Las necesidades de financiamiento para 2019 llegarán a 38.900 millones de dólares: 2.500 millones en nueva deuda, 20.100 millones que se refinanciarán, 11.700 millones del acuerdo con el FMI y otros 4.600 millones de organismos internacionales.

La recaudación de impuestos nacionales y de contribuciones de la seguridad social crecerá 38,9% y será de casi 5 billones de pesos.

Retenciones: se reducen en 3 puntos el nivel máximo de los derechos de exportación a la soja (quedan en el 30%) y se mantiene el 12 por ciento para el resto de los productos. El plazo se mantiene hasta el 31 de diciembre del 2020.

Fondo Sojero: se incorpora un “fondo compensador” a municipios por la quita de subsidios al transporte urbano de pasajeros: 6.500 millones de pesos adicionales para amortiguar parcialmente el traspaso de la política de subsidios a las provincias.

El camino del Presupuesto

El próximo lunes el Senado comenzará el tratamiento del Presupuesto 2019 con la presencia del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Cambiemos espera que sea aprobado el 14 de noviembre. Los presidentes de las diferentes bancadas de la Cámara Alta fueron citados para el lunes 29 a la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda que preside el macrista Esteban Bullrich. Ahí trambién concurriría Dujovne y se tratará, junto con el Presupuesto, la agenda al Consenso Fiscal de 2018 y las modificaciones sobre los Impuestos a los Bienes Personales y a Ganancias.

Antes de la sesión del 14, en la que se trataría el Presupuesto, se prevé realizar otras tres reuniones de comisión a las que asistirían funcionarios del Gobierno Nacional, lo que no ocurrió en Diputados.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.