Netflix adquirió los derechos de distribución de la serie de TNT lanzada a principios del 2018, cuya trama se ubica a finales del Siglo XIX y lleva una temática dramático policial en la que un “alienista” estudia la mente criminal para atrapar al asesino serial más atroz de la época.

“Antes del Siglo XX se creía que las personas que padecían enfermedades mentales estaban alienadas, no solo del resto de la sociedad sino también de su propia naturaleza verdadera. A los expertos que estudiaban patologías mentales se los llamaba alienistas”. Con ese enunciado comienza cada uno de los diez capítulos de la serie y bajo esa afirmación gira la misma. El doctor Lazlo Kreizler (Daniel Bruhl) es el experto en la materia, con una personalidad introvertida y por demás analítica que lo lleva a estudiar cada pequeño detalle del accionar de un asesino serial de niños. Cuenta con la ayuda del reportero John Moore (Luke Evans), la secretaria Sara Howard (Dakota Fanning) y su jefe y comisionado de la policía Theodore Roosvelt (Brian Geraghty). Entre ellos conforman un equipo con el objetivo de encontrar al responsable de tales atrocidades y en el camino deberán interponerse ante situaciones de corrupción e encubrimiento que conspiran en su labor.

Los fuertes de la historia

La serie está dotada de momentos de suspenso, acompañados musicalmente de muy buena manera y una ambientación de época realmente lograda. En estos tres aspectos se sostiene para llevar a cabo un policial denso y profundo que se sumerge en lo más bajo y oscuro de la mente humana. Por momentos suele tener un ritmo algo lento, pero sin estancarse sabe aumentar su intensidad con el correr de los episodios. Por eso se puede decir que es una serie que combina lo policial con lo psicológico y se segmenta en un escalafón particular entre las pares de la plataforma, perfilada para una segunda temporada.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.