El miércoles pasado el barrio de Liniers se llenó de rock, pero del puro, de ese que hace vibrar a los fans que todavía se alegran cuando una batería suena a todo lo que da, cuando la voz del cantante de la banda pega esos alaridos furibundos y entona lo que para los que gustan de esta música ya son himnos.

En una velada alucinante, el José Amalfitani (estadio donde el Vélez Sarsfield de Gabriel Heinze hace las veces de local) estuvo galardonado por la presencia de dos bandas que se las traen. Primero fue el turno de Queens of The Stone Age, quienes presentaron además de sus hits lo que es su último álbum, lanzado el 25 de agosto de 2017, llamado “Villains”. Dicha producción debutó en el primer puesto en Reino Unido, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Suiza y Portugal. Se colocó en segunda ubicación en Alemania, Austria, Bélgica, Finlandia, Noruega e Irlanda. Tercero en el Billboard 200 y número uno en los charts de Estados Unidos, además de cuarto en los internacionales de Japón y quinto en Italia en la semana de ventas globales más grande de los siete álbumes que acumula QOTSA.

Pero, sin dudas, el plato fuerte de la jornada lo pusieron los comandados por el ex Nirvana, Dave Grohl. Sí, señoras y señores, hablamos de Foo Fighters, quienes le pusieron fin a su gira “Concrete and Gold Tour 2018” nada más y nada menos que en el Amalfitani, para rockear a todo el público.

“Fucking crazy”

Lo cierto es que el show brindado por Grohl y compañía no solo fue por las canciones que todos corearon sino porque el cantante hizo bastante hincapié (quizás como todos los músicos que nos visitan) en que los argentinos somos el mejor público, el más cálido y como dijo Dave “We are fucking crazy”. En varios pasajes del show Dave Grohl hizo esta mención y expresó que no hacía falta que ellos cantaran porque nosotros teníamos nuestras propias canciones, hasta llegó a decir “¿Por qué no se arman todos una banda y yo después vengo a verlos a ustedes?”. Simplemente un crack.

Una de las mejores partes del show se vivió cuando Grohl presentó a la banda. ¿Por qué? Porque cada integrante de la misma hizo uso de su instrumento para tocar un cover conocido, de otras bandas. El primero fue el guitarrista Chris Shiflett, quien cantó “Under My Wheels” de Alice Cooper, luego el bajista Nate Mendel entonó los acordes de su instrumento con el conocido “Another one Bites the Dust” coreado por el público, el turno del tecladista Rami Jaffee fue para tocar “Imagine” pero con Dave Grohl cantando la canción “Jump” de Van Halen, con el tono y la rítmica de la canción de Lennon. El segundo guitarrista, Pat Smear, nos deleitó con el popular riff de “Blitzkrieg Bop” de Ramones cantada también por Dave, quien luego dijo que sabía que a los argentinos nos gustaban los Ramones y que por eso la cantaron. La presentación terminó con Taylor Hawkins cantándole solo a Grohl la canción “Love of My Life” de Queen.

La cara derretida de rock

Luego el propio Hawkins hizo subir a Grohl a la batería y rememorar así sus años en dicho instrumento cuando tocaba en Nirvana y cantar él mismo un cover de otra canción de Queen que todos conocemos y que fue compuesta junto al recordado David Bowie. Hablamos de la inigualable “Under Pressure”, también muy coreada por el público que ayudó a Hawkins a cantar y llegar a los agudos de Freddie.

Para cerrar el show, Grohl improviso un tema al que llamó “Argentina I Love You” en alusión al ya mencionado tema de que estaba encantado con cerrar su gira en nuestro país y por las constantes canciones que habitualmente son de fútbol adaptadas para corear a la banda.

Antes de los famosos bises, o del encore como se lo conoce en inglés, las pantallas filmaban a Grohl y a Hawkins debatir si salían de nuevo, y haciendo participar al público para determinar si eran 2 o 3 temas más. Finalmente fueron 3 y, luego de eso, la bando dejó a todos sus fans con lo que habitualmente se denomina “la cara derretida”.

Los esperamos de vuelta, como lo prometió Dave cuando dijo que no le gustan las despedidas. Además, prometió que pronto estarán de regreso para darnos mucho más rock.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.