A las esperadas, aunque todavía no confirmadas, precandidaturas de Mauricio Macri y Cristina Fernández a la presidencia de la Nación, otros dirigentes se posicionan en la parrilla en pos de evitar una reelección de Macri y una vuelta de Cristina a la primera magistratura.

En ese marco el peronismo, que todavía no definió su política de alianzas ni tampoco logró conformar un frente unido pese los reclamos del titular del Partido Justicialista (el diputado José Luis Gioja), desde el kirchnerismo tiene a dos nuevos interesados en llegar a la Casa Rosada. Uno es el exgobernador bonaerense y excandidato presidencial del FpV en 2015, Daniel Scioli, y el otro es Miguel Pichetto, senador rionegrino que se ha vuelto un fuerte crítico del espacio al que perteneció y a su líder, Cristina Fernández de Kirchner, a quien hasta 2015 obedecía a rajatabla.

El mismo día ambos dirigentes reafirmaron sus intenciones de suceder a Macri. Scioli lo hizo con un lanzamiento formal de su precandidatura mientras Pichetto abrió un local partidario para fortalecer sus aspiraciones dentro de Alternativa Federal, un sector con mucho componente peronista en el que compite con Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y, probablemente, Roberto Lavagna.

Otro camino

Con la excusa de presentar su libro «El otro camino», Scioli se subió al escenario en el teatro ND Ateneo en representación de la unidad del peronismo y desgranó un paquete de medidas económicas, sociales y políticas para superar la situación de crisis del país. «Las políticas económicas y sociales de Macri y su alianza no pudieron ser peores: ajuste, salarios a la baja, una injusta distribución del ingreso y una inflación descontrolada», señaló.

El exgobernador bonaerense afirmó que va «a ser precandidato a presidente al servicio de todos los argentinos que anhelan otro camino. Argentina está pasando por un momento decisivo. En las próximas elecciones vamos a tener que elegir entre más ajuste o el gran desarrollo nacional». En ese sentido, arremetió contra el gobierno de Macri y manifestó que las medidas adoptadas «trajeron las graves consecuencias económicas y sociales que hoy estamos viviendo. La gran recesión ha dado como resultado que los trabajadores y las pymes pierden día a día lo que tanto les costó ganar».

Respecto al libro, Scioli indicó que son propuestas, «es un programa de gobierno, con políticas realizables que tienen a la educación, al trabajo y a la producción nacional como eje. Es el camino del desarrollo integral del país, con renovadas ideas para afrontar este dramático presente y que nos lleve a un futuro de prosperidad».

Además, Scioli ironizó sobre una de las frases más recordadas de Mauricio Macri en el debate previo a la segunda vuelta de 2015, quien le había preguntado «¿En qué te han convertido, Daniel?», a lo que Scioli interpeló al presidente al señalar: «¿En qué se ha convertido la revolución de la alegría, señor Presidente?».

En el cierre de su discurso le pidió a la gente que lo acompañe: «Los invito a que se unan a la alternativa que propongo. Mejores días están por venir, porque lo mejor que tiene la Argentina somos los argentinos».

«No volver al pasado»

Mientras Scioli daba a conocer sus propuestas, Pichetto inauguraba un local de campaña y convocó a «derrotar a la Argentina de la noche oscura y a la de la extrema pobreza». «Nacimos con definiciones claras: no volver al pasado ni que continúe este gobierno. El nuestro es un verdadero cambio que plantea la unidad nacional», afirmó el senador nacional.

Asimismo, Pichetto expresó que «esto no es un lanzamiento, sino la ratificación de una voluntad que he emitido ya con anterioridad». «Vinimos recorriendo el país, haciendo actos y he expresado claramente una visión de la Argentina, una propuesta. Vamos a trabajar en el espacio Alternativa Federal para definir seguramente en el mecanismo de primarias la decisión política que tiene que significar las mejores candidaturas para la opción presidencial de las primarias y de octubre», añadió.

«Debemos hacer el esfuerzo para recuperar el gobierno del país», dijo el rionegrino, y criticó a «la patria planera que nos derrota y cuya decadencia y marginalidad produce más pobreza». «Un plan puede servir por un espacio de tiempo. Pero a muchos, les conviene lucrar con el plan para consolidar la pobreza y que sigan funcionando esas cooperativas que los que las manejan son ricos de toda riqueza», afirmó. El precandidato presidencial consideró que «es imposible pensar una Argentina con tasas al 62%» y exhortó a que «el gobierno pueda contener al dólar».

El senador sostuvo que el peronismo perdió el poder en 2015 «por el fracaso de Axel Kicillof y los profundos errores del último mandato de Cristina Fernández de Kirchner», pero subrayó que «este gobierno generó más incertidumbre, endeudamiento y pobreza». Además, en una certificación de las posturas públicas que ha venido señalando últimamente, Pichetto indicó que «Argentina no puede ser la solución de la emergencia social de todo lo nos rodea porque eso significa también un aumento del gasto público. No puede ser que el país es un flan que no controla quién ingresa. Que acá viene cualquier delincuente y se pone a robar, y al otro día hay un juez que lo suelta. La Justicia también es parte del problema».

Finalmente, pese a sus críticas al accionar judicial que centró en «la consolidación de esta agenda, donde lo más importante es lo que pasa en Comodoro Py… estamos todos liquidados», aunque «de ninguna manera justificando la corrupción ni la impunidad», e insistió en que «lo que tenemos que discutir los argentinos es cómo crecemos, cómo se desarrollan inversiones, cómo se genera empleo, cómo salimos de cara al futuro, cómo mejoramos la educación. Cómo logramos modelos educativos inclusivos donde el pibe del secundario no tenga problemas funcionales y tenga la posibilidad de procesar los temas».

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.