El drama de Netflix lanzó su segunda temporada, en la que la familia Byrde se verá en aprietos al tener que construir a corto plazo un casino con el objetivo de lavar dinero para un cartel mexicano. En el camino tendrá que lidiar con presiones e intereses de los lugareños, políticos y del FBI, que sigue los pasos muy de cerca. Este anuncio contiene spoilers.

El padre de familia Martin Byrde (Jason Bateman) tiene el deber de resguardarlos de las múltiples amenazas que recibe del cartel mexicano con el que está asociado, luego de que haya un faltante en sus ganancias. Mientras tanto, su esposa Wendy (Laura Linney) hace lo propio para conseguir el apoyo político necesario y así llevar a cabo el ambicioso proyecto de la construcción del casino. Ambos se ven presionados a dejar sus ideales de lado y a tomar decisiones cruciales para mantener a su familia con vida. Ruth Langmore (Julia Garner) sigue asociada a Martin y también se ve en aprietos al tener que lidiar con sus tareas en dicha sociedad y el hostigamiento que sufre por parte de su padre, un exconvicto, que se rehúsa a aceptar las decisiones de su propia hija.

Lucha de intereses

Por otro lado, también entran en juego los intereses de los Snell: Jacob (Peter Mullan) y Darlene (Lisa Emery), quienes son propietarios del campo destinado a la construcción del casino y en el cual esconden plantaciones de amapolas para la producción de heroína. El agente Roy Petty (Jason Butler Harner) elabora una estrategia de espionaje para conseguir pruebas en contra de Martin y se convierte en otro de los personajes que cobra relevancia en la segunda temporada de la serie en la cual la tensión, la traición, la furia y el drama constante se hacen presentes en la pantalla.

Así es que la segunda temporada de “Ozark” levanta considerablemente su nivel con respecto a la primera y se perfila para ser una de las grandes series dramáticas de la plataforma.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.