Un grupo de ultra maratonistas argentinos buscarán unir este viernes 9 y sábado 10 de diciembre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con la localidad de San Nicolás de los Arroyos. Los corredores largarán desde el Hospital Gutiérrez y finalizarán en el Santuario de la Virgen María del Rosario de San Nicolás con el objetivo de marcar, aproximadamente, 242 kilómetros en 36 horas.

La ultramaratón será don’t stop. ¿Qué significa esto? Que la competencia será “sin parar, sí pudiendo caminar y parar por momentos a hidratarse y alimentarse”. Para realizar el exigente desafío los corredores se entrenaron con rigurosidad, se hicieron los chequeos médicos necesarios y, durante todo el recorrido, contarán con dos autos de asistencia con lo necesario para poder llevar adelante esta prueba con semejante exigencia. Los autos contarán con un botiquín de primeros auxilios y medicamentos, alimentación, hidratación e indumentaria, entre otras cosas que los corredores consideren necesarias.

Los mayores obstáculos con los que tendrán que luchar y superar serán el calor, debido a esta época del año que durante el mediodía y tarde las temperaturas son altas, y por la noche con el sueño, debido al cansancio acumulado por la cantidad de kilómetros recorridos.

¿Cómo surge la iniciativa?

Leo Bugge es un ultra maratonista argentino con un amplio currículum en maratones y ultra maratones. Tras una promesa realizada que decía que si llegaba a meta en el Spartathlon se iría corriendo a San Nicolás, finalmente en el cuarto intento logró completar una de las carreras más duras del mundo.

En 2010 por primera vez fue a Grecia y tuvo que abandonar la prueba en el kilómetro 202, ya que el sueño le jugó una mala pasada. Al año siguiente fue a buscar la revancha pero no llegaría de la mejor manera tras haberse curado de un desgarro un mes antes y haber sufrido días antes del viaje una gripe, esto le jugó nuevamente en contra y en el kilómetro 124 no pudo seguir más. Ahí surgió la promesa de que si terminaba el Spartathlon en una de las siguientes ediciones se iría corriendo a San Nicolás. Volvió a ir en el año 2013, pero en el kilómetro 172 las náuseas y vómitos no lo dejaron seguir adelante. Finalmente fue en el año 2014, en su cuarto intento, cuando logró terminar el Spartathlon y así completar los 246 kilómetros de distancia.

¿Quiénes forman parte?

Pocos son los que van a acompañar a Leo en búsqueda de completar el desafío. Diego Bialos y Gustavo Aranda (ultra maratonistas de renombre) también buscarán hacer historia al llegar corriendo al Santuario de SN.

Por mi parte, te cuento que al ser ultra maratonista voy a participar y en principio establecí que correré la mitad del recorrido (120 kilómetros), pero si el cuerpo me responde es probable que busque completar toda la prueba. Además, Flavia Quintana, Carlos Mombelly y Gabriela Franco (maratonistas) se unieron al desafío y buscarán ser parte del mismo y correrán los kilómetros que cada uno pueda. Natalia Delfor (entre los mejores ultras del país), Ivana Farias, Héctor Bengolea y German Cordismo (son finishers del Spartathlon) recorrerán la segunda mitad del recorrido, es decir, de Baradero a San Nicolás. Esta distancia es de aproximadamente 100 kilómetros.

¿Qué es el Spartathlon?

El Spartathlon es un ultramaratón donde se recorren 246 kilómetros (152.85 millas) entre las ciudades griegas de Atenas y Esparta. Tiene un tiempo límite de 36 horas para completarlo, con puestos de control durante la carrera. Además, esta competencia tiene lugar hacia finales de septiembre de cada año en Grecia, es una de las ultra maratones más difíciles de todo el mundo y tiene un interés muy alto debido a los antecedentes históricos. El Spartathlon revive los pasos de Filípides, un antiguo corredor de larga distancia de Atenas, que en el año 490 antes de Cristo, previamente a la batalla de Maratón, fue enviado a Esparta para pedir ayuda en la guerra dirigida por los griegos contra los persas.

Para poder correr dicha prueba hay que clasificar en alguna ultra maratón oficial, como por ejemplo correr 100 kilómetros en menos de 10 horas, correr en 24 horas 180 kilómetros y en 48 horas unos 280 kilómetros. Hace unos años solo 350 personas de todo el planeta podían acceder a correr dicho evento y solo el 40% terminaba la prueba debido a las altas exigencias.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.