Este miércoles 31 de enero tendremos el placer de presenciar, en algunos lugares del mundo, un evento extraordinario, ya que son tres los fenómenos que coinciden en este día: la Súper Luna llena (la Luna en perigeo, entiéndase como la Luna en su punto más cercano a la Tierra), la Luna Azul (que se trata de la cuarta Luna Llena de la estación) y el eclipse lunar, visible desde lugares como Japón y Australia, donde la luna toma un aspecto rojizo y se conoce como “luna de sangre”. Tal evento sucede astrológicamente en el signo de Leo, con el sol en Acuario.

Una luna para mirar hacia el futuro

Como te contamos en otras notas, la Luna Llena se trata de cierre, de la culminación de un ciclo para dar vida a uno nuevo. Leo, el signo de la identidad, del merecimiento, de la creatividad y el amor propio recibe a una luna potenciada por los eventos que te describimos. Es un evento muy emocional, y este eclipse cierra aquel cambio que comenzó con el anteriormente ocurrido el 21 de agosto de 2017. Toca temas como el amor, proyectos que necesiten de nuestra creatividad, nuestro talento, cómo nos damos a conocer y cómo nos divertimos, en fin, cierra un ciclo donde hemos aprendido a depurar aquello que no suma a las metas en nuestra vida, dejamos detrás lastres enormes para poder enfocarnos de lleno a la manifestación de nuestro poder, en todo su esplendor.

Con el sol en Acuario nos damos cuenta que somos parte de un grupo, que crecemos en conjunto y mirando hacia el futuro, pero a la vez Venus al lado del Sol nos recuerda el valorar esa energía especial que somos: si algo no suma en tu grupo de amigos es hora de fijar rumbo hacia otro lugar, renovar amistades y relaciones que estén de acuerdo a tu vibración actual. Dejá de mirar atrás porque el camino es hacia adelante y aceptar cosas por comodidad porque ya no tienen lugar en esta nueva etapa.

Aprovecha la intensidad de la Luna

Podemos aprovechar este eclipse para realizar acciones que refuercen la energía de esta Luna. Lo que comúnmente llamamos rituales no se tratan de prender una vela y un incienso a la Luna Llena sino realizar acciones concretas acerca de aquello que venimos trabajando. En este eclipse podés sentarte a meditar y tener un cierre con respecto a situaciones amorosas del pasado, así como nuevos comienzos con nuevas personas. La pasada Luna Llena en Cáncer nos ha dejado clara la necesidad de cuidarnos y dejar, de una vez y por todas, el pasado. Además, nos mostró situaciones específicas ante nuestros ojos, verdades y los tiempos de cambio.

El Sol en acuario ilumina nuestra emoción y nos abre nuevos horizontes, amistades y grupos de trabajo en conjunto. Visualizate en la meditación para aportar todo tu talento y potencial en los nuevos proyectos. Te recomendamos salir a comer afuera, darte gustos con familia y amigos, disfrutar de esta energía como si fuera un nuevo fin de año y el comienzo de otro el 1º de febrero. Por cierto, esta es una fecha muy especial para culturas que adoran los ciclos naturales: es tiempo de cosecha y bendición. Por ejemplo, se adora al Dios Frey y el máximo esplendor de la naturaleza, fecha también llamada Lammas, con celebraciones donde se dan banquetes, se alzan grandes fuegos y, sobre todo, se agradece por lo recibido. Durante este periodo podemos realizar todo aquello que nos sume, que nos haga recordar que son tiempos de renovarnos, de confiar en nuestro talento y nuestro aporte distinto a la comunidad.

Te deseo que tengas una bella Luna Llena y que brilles, porque estás hecho de lo mismo que las estrellas.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.