Por el primer partido de la serie histórica que define la final de la Copa Conmebol Libertadores de América 2018, Boca Juniors y River Plate empataron 2 a 2 en el Estadio Alberto J. Armando.

45 minutos de intensidad

Desde el momento en que el árbitro Roberto Tobar dio la orden para que comenzara el primero de los duelos, la intensidad se apoderó de la escena. Fue River quien se mostró más seguro en su juego, circuló la pelota con mayor precisión, fue más claro para elaborar y Gonzalo Martínez se encargó de aportarle dinámica al ataque. Tal fue así que en los primeros instantes, dicho jugador ejecutó de gran manera un tiro libre que, de no ser por la gran intervención del arquero Agustín Rossi, hubiese sido la apertura del marcador. Desde ese mismo tiro de esquina, Lucas Martínez Quarta impactó sin marca de cabeza y, nuevamente por muy poco, River no se puso en ventaja. Y por tercera vez consecutiva tuvo la chance de hacerlo, pero nuevamente el arquero intervino para sacarle un cabezazo a Rafael Santos Borré.

Boca, por su parte, se vio apabullado y sintió las embestidas de su rival tras mostrarse impreciso en la mitad de la cancha, con pases erráticos y carente de ideas a la hora de la creación de juego. Solo se limitó a lanzar pelotazos hacia adelante para saltar líneas y encontrar a lo lejos a Ramón Ábila. El partido comenzó esquivo para el local y le fue aún más cuando Cristian Pavón sintió una dolencia en la parte posterior del muslo izquierdo. El delantero xeneize hizo el esfuerzo para continuar en la partida, pero poco pudo resistir y Guillermo Barros Schelotto decidió reemplazarlo por Darío Benedetto y así modificar su esquema, ahora con un doble 9.

El ingreso del ex Arsenal terminó por ser favorable para Boca, ya que se adaptó de mucha mejor manera a la nueva disposición táctica, y lo reflejó a los 34 minutos, cuando “Wanchope” Ábila capitalizó una de las pocas situaciones en la que su equipo intentó lastimar a su rival, luego de un rebote del arquero Franco Armani.

Lo más improbable resultó ser lo que sucedió luego que el conjunto dirigido por Matías Biscay domine el trámite y falle en una acción defensiva que le permitió a su rival ponerse en ventaja en el momento menos pensado. Pero poco le duró la alegría a la parcialidad local: apenas reiniciado el juego, Lucas Pratto recibió una pelota en cortada que defendió con su cuerpo y cruzó en un remate que se alojó junto al palo más lejano de Rossi y así encontró la paridad inmediata. La reacción fue tan sorpresiva como el primero de los goles y el partido, con tan solo un minuto de diferencia, recibió dos.

Pero el encuentro siguió y tuvo como dominador a River Plate, que pudo irse en ventaja por otra acción de Gonzalo Martínez que el arquero xeneize frustró y le permitió perfilarse como uno de los grandes valores del partido. Y nuevamente por obra de lo impredecible y paradójico, Darío Benedetto volvió a ser determinante con su ingreso y, con un cabezazo, puso en ventaja a Boca de pelota parada, justo antes de que se termine el primer tiempo.

Menor intensidad y emparejamiento

En la segunda parte los físicos de los protagonistas sufrieron el desgaste y por una cuestión lógica, la intensidad con la que se disputó el primer tiempo mermó considerablemente. El encuentro cayó en una meseta. Sin embargo, los de Núñez no se conformaron y siguieron en busca del empate. Salió Lucas Martínez Quarta e ingresó Ignacio Fernández, lo que dispuso de un cambio de esquema, inevitablemente, el cual pobló más el medio campo para desplegarse más rápidamente en ataque.

Boca también intentó ampliar la ventaja, pero nunca fue claro en su idea y sus ataques se diluyeron antes de generarle peligro al arco de Armani. Tal fue así la postura de cada equipo, que a los 61′ Gonzalo Martínez envió un centro perfecto al área complicado para la defensa tanto como para Rossi, que Carlos Izquierdoz intentó rechazar pero desvió y metió la pelota en su propia valla.

Nuevamente el marcador viró y la ventaja que pudo sacar el local al finalizar la primera parte se esfumó. El resultado no le sentó cómodo al conjunto de la Ribera y siguió intentando llevar peligro al arco de enfrente, pero todavía con poca claridad. Ingresó Carlos Tevez por Sebastián Villa y se ubicó detrás de los dos centro delanteros con la intención de trasladar la pelota desde el mediocampo hacia ellos. El ex Juventus lo hizo de muy buena manera, ya que tuvo dos muy buenas intervenciones. En la primera, su remate se fue muy cerca del ángulo y en la segunda le cedió un pase perfecto a Benedetto, quien quedó mano a mano frente a Armani, que logró hacerse gigante para taparle su remate y sentenciar el empate definitivo en La Bombonera. La serie quedó abierta, la cual se definirá el próximo sábado 24 de noviembre en el Estadio Antonio Vespucio Liberti.

Formaciones e Incidencias

Boca Juniors: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Lisandro Magallán, Carlos Izquierdoz, Lucas Olaza; Nahitan Nandez, Wilmar Barrios, Pablo Perez; Cristian Pavón, Ramón Ábila, Sebastián Villa. Entrenador: Guillermo Barros Schelotto.

River Plate: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Javier Pinola, Lucas Martínez Quarta, Jonathan Maidana, Milton Casco; Enzo Pérez, Exequiel Palacios; Gonzalo Martínez; Lucas Pratto, Rafael Santos Borré. Director técnico: Matías Biscay.

Goles: 34′ Ramón Ábila (Boca Juniors), 35′ Lucas Pratto (River Plate), 46′ Darío Benedetto (Boca Juniors), 61′ Carlos Izquierdoz en contra (River Plate). Amonestaciones: 37′ Leonardo Jara (Boca Juniors), 43′ Sebatián Villa (Boca Juniors), 48′ Ramón Ábila (Boca Juniors), 67′ Milton Casco (River Plate), 75′ Rafeal Santos Borré (River Plate), 95′ Carlos Tevez (Boca Juniors). Árbitro: Roberto Tobar (Chile).

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.