No hay que ser bueno

…con ellas, ni buenas con ellos. Serlo no hace que la atracción sea mayor o menor. No hace que la otra persona te elija.

No hay que tratar de convencer al otro de que te gusta

Si la otra persona no siente atracción por vos, no sirve convencerla de nada. Es inútil rogar, suplicar o hacerlo pensar que van a ser felices juntos. Cuando no hay interés, no hay interés.

No hay que esperar que la otra persona te apruebe cada acto que hacés o dejás de hacer

No está bueno hacer cosas especialmente para que la otra persona las apruebe y las vea correctas. Hay que actuar natural, como siempre.

No hay que comprar regalos materiales pensando que son la solución a todo

¿Cuántas veces la llevaste a comer a una mujer a lugares lujosos, le compraste regalos y flores y simplemente te rechazó y cambió por un hombre que la trataba la mitad de bien que vos?

Esto pasa porque uno se siente inferior y piensa: “No creo gustarle por lo que soy, así que voy a tratar de comprar su atracción y su aprecio”.

No le digas lo que sentís tan temprano en lo que va de relación

No hay nada mejor en el mundo para ahuyentar a una mujer atractiva que decirle “realmente me gustás” después de un par de citas.

No pienses que se necesita dinero y belleza

Y aunque existen mujeres que solo se interesan en el dinero y la belleza de un hombre, la mayoría de nosotras se interesan más en la personalidad de un hombre que en su billetera o cómo se ve.

No le entregues todo el poder a la otra persona

Es siempre hacer todo lo que el otro quiere, ir a donde quiere ir, hacer lo que el otro quiere hacer, preguntarle dónde quiere comer o dónde quiere bailar, etcétera. Hay que dividir decisiones.

No te hagas el boludo pensando que la otra persona no se da cuenta lo que querés o sentís

Si estás en una cita y querés besarla… ella lo sabe. Y si no hacés nada al respecto, no sabés cómo besarla, no sabés cómo acercarte… ella simplemente no te ayudará mucho. Terminarás quedando como un hombre inseguro e indeciso. Esto es aplicable a cada etapa de la relación, desde pedirle el teléfono hasta tener relaciones.

No te creas superdotado, pedí ayuda si la necesitás

Siempre existe un punto que se puede mejorar. Uno no nace con toda la sabiduría del mundo y es por eso que, cuando uno necesita ayuda, hay que saber pedirla, hay que eliminar todo tipo de orgullo y saber que uno, con la ayuda de otros, puede mejorar inmensamente.

Y para finalizar, te dejo una frase: “Si te gusta alguien y ese alguien gusta de vos, siendo vos mismo la conquistarás”.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Melody Cwaik.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.