Si querés escuchar una verdadera ópera rock y convertirte en un rey del pinball, definitivamente no podés dejar de visitar el Teatro Maipo para ser parte de “Tommy”, el musical de rock escrito por Pete Townshed y Des McAnuff, con música de Pete Townshend, John Entwistle y Keith Moon.

“Tommy” narra la historia de un niño que queda ciego, sordo y mudo como consecuencia de un shock sufrido al contemplar el asesinato de su padrastro a manos de su padre. Además de los traumas aparentemente psicológicos, sufrirá de una niñez y adolescencia difíciles, plagada de penurias… hasta que, debido a sus particulares características, se convertirá en estrella mundial del pinball e ídolo de masas, lo que inicia un culto que será sórdidamente administrado por sus parientes.

Esta ópera rock fue representada originalmente en 1969 por The Who, concebida por Pete Townshend y Kit Lambert con la contribución de John Entwistle, Keith Moon y Roger Daltrey.

Diego Ramos es el encargado de dirigir esta magnífica representación que, una vez más, no tiene nada para envidiarle a las producciones de Broadway o el West End. Ramos concentra un grupo de actores que se destacan y llevan adelante la obra con una gran dinámica y profesionalidad, haciendo que las canciones traducidas de su idioma original hagan que el  público no solo entienda la escalofriante historia de Tommy, sino que también les provoque ganas de querer saltar de sus butacas para aplaudir de pie.

El elenco

Ezequiel Rojo es quien se pone en la piel de Tommy, para realizar la mejor actuación del musical y demostrar su enorme caudal de voz al interpretar a este dificilísimo personaje. Además, demuestra una gran capacidad actoral digna de ser aplaudida.

Mariano Zito encarna al Capitán Walker, padre de Tommy, también de gran manera. Allí demuestra por qué es uno de los mejores actores dentro del rubro, debido a que constantemente se pone en la piel de distintos papeles y lo hace con gran versatilidad. Recordemos que viene de “Sunset Boulevard” y de dos temporadas en las que personificó a Stacee Jaxx en “Rock of Ages”. Sinceramente, el trabajo de Zito es para ponerse de pie y sacarse el sombrero.

Micaela Racana vuelve a demostrar por qué es una de las actrices de comedias musicales con mayor proyección. La joven personifica a la señora Walker, se desenvuelve de manera excelente en el rol y demuestra por qué fue nominada como revelación femenina para los Premios Hugo que se celebran a fines de septiembre en el CCK, por su papel de Sherrie en “Rock of Ages”. Sin lugar a dudas, vamos a tener que prestar atención a los próximos papeles de Micaela porque es una joven actriz que realmente se las trae.

La mención especial es para Francisco Eizaguirre, a quien recordamos por su protagónico en el musical de Green Day, “American Idiot”. Esta vez Francisco tiene la tarea de ponerse en el rol del primo Kevin, encargado de hacerle bullying al pequeño Tommy pero, además, descubre que es un fenómeno jugando al pinball. En esta oportunidad Eizaguirre demuestra que no solo cuenta con grandes dotes de actor, también tiene lo suyo en el baile con gran ductilidad para destacarse en este área del musical. Felicitaciones para Francisco que también se postula para ser un grande de los musicales.

El resto del elenco lo componen Patrissia Lorca como Acid Queen, Clara Lanzani como Sally Simpson, Federico Yernazian, Juan Fonsalido, Nicolás Serraiti, Manuel Di Francesco, Priscilla Rocca, Mariana Barcia, Evelyn Basile, Elian Farias, Federico Fedele, Leandro Tobares y Arturo Sporleder, Nicolás Souza y Martina Iglesias, estos últimos tres como los pequeños Tommy.

En definitiva, apurate a conseguir tus entradas si no querés perder la oportunidad de ver esta obra, porque solo quedan seis funciones para disfrutar del increíble e imperdible “Tommy”.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.