Este jueves 1° de octubre es un día histórico para las familias que luchamos por el parto y la crianza respetados. Luego de 11 años de lucha se reglamentó la Ley 25.929 de derechos de padres e hijos durante el proceso de nacimiento.

La norma había sido sancionada en el mes de septiembre de 2004 pero nunca fue reglamentada, ni a nivel nacional ni provincial. En el Boletín Oficial de este jueves figura publicada bajo el decreto número 2035/15.

El texto habla que el equipo de salud interviniente deberá informar en forma fehaciente a la mujer y a quienes la acompañen, en forma comprensible y suficiente, acerca de posibles intervenciones que pudieran llevarse a cabo durante los procesos de embarazo, parto, trabajo de parto y puerperio, especificando sus efectos, riesgos, cuidados y tratamientos.

Cada persona tiene derecho a elegir de manera informada y con libertad, el lugar y la forma en la que va a transitar su trabajo de parto y la ví­a de nacimiento.

Además, se deja constancia que la mujer tiene derecho a estar acompañada tanto en las intervenciones del embarazo como en las del parto, sea por cesárea o por vía vaginal, y en las del pos parto por quien ella elija.

También se hace énfasis en no infantilizar a la mujer que está pariendo ni generar una relación de poder entre el personal de salud que la asiste y la mujer que está siendo asistida, haciéndola perder el control de su cuerpo y tomando decisiones sobre este.

La reglamentacion incluye el acceso sin restricciones al servicio de neonatología y el permanente contacto físico entre los padres y el niño recién nacido.

Si todo esto no se cumple se puede hacer una denuncia por Violencia Obstétrica mencionando esta ley.

Al respecto, charlamos con Lorena Ribot (presidente de la ONG Vos Podés), quien nos dice que está muy bien que se haya reglamentado pero que no perdamos de vista que hace 11 años que tenemos estos derechos, que en muchos lugares se siguen sin cumplir y que esperamos que ahora que está reglamentada en esos lugares empiecen a hacerlo. También afirma “que la sociedad se de cuenta que el parto es un hecho de toda la sociedad y no solamente de las mujeres”. Es muy importante que se visibilice y se profundice sobre esta ley para que nadie se haga el distraído y la cumpla. “Que le quede claro a todos qué es lo que dice la ley para que todos la podamos cumplir de manera correcta”.

“El parto y el nacimiento respetados es una necesidad para que las personas tengan dignidad al nacer, que los niños tienen derechos y son una persona fundamental para ser protegida desde el nacimiento, no puede haber mas nacimientos violentos y que respetemos al parto como un hecho de la sexualidad, de la intimidad y de la decisión de la mujer”, cuenta la representante de Vos Podés.

Además, Ribot expresa que “una cosa que está buena que dice la reglamentación es que todo hay que consultarlo a la mujer, la mujer tiene que poder informar sus decisiones y que en las intervenciones la mujer tiene que ser noticiada avalando por escrito esa práctica”.

Esta es una fecha histórica, porque a partir de este 1° de octubre de 2015 podemos hacer valer más que nunca nuestro derecho de parir y nacer en total intimidad, de manera respetada, en un marco de contención, información y respeto.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.