Si uno recorre desde el aire el partido bonaerense de La Matanza, puede distinguir fácilmente la localidad de Ciudad Evita. Como su nombre lo indica, tiene el contorno de la figura de quien fuera le esposa del tres veces presidente argentino Juan Domingo Perón.

Precisamente, para que esa identificación no se pierda es que existe un proyecto para declarar el lugar como Reserva Natural Municipal. Posteriormente está previsto que sea de categoría nacional.

Ciudad Evita fue calificado como “Lugar Histórico Municipal” por la Ordenanza 10.146, “Lugar Histórico Nacional” de acuerdo al Decreto 1110/97 y el área es una zona a preservar de acuerdo a la Ordenanza Municipal 9430-90 como marco del ejido urbano. Un antecedente de esta determinación es el proyecto de ordenanza municipal Nº 8809/2010 que proponía declarar a la zona como “Bosques protegidos de Ciudad Evita”.

Hasta acá todo parece que va camino a un final feliz, pero hay inconvenientes. Gabriela González Trilla, investigadora y especialista en humedales, es una de las impulsoras para que se cree la reserva y nos menciona algunos de los problemas. El principal es el reclamo de gente que ocupa terrenos ubicados dentro de lo que sería la reserva y a través del procedimiento de usucapión pide que las aproximadamente 100 hectáreas de cada parcela pasen a su propiedad. La usucapión es el procedimiento por el que se puede hacerse propietario de un terreno sin titular, mediante el pago de impuestos durante un periodo de más de 20 años. Sin embargo, aclara Trilla, esta figura jurídica se aplica a “terrenos privados no para terrenos públicos”.

Los pedidos son tramitados en los Juzgados Civil y Comerciales 3 y 7 y “seguramente los jueces no deben saber” que los terrenos están en un lugar como Ciudad Evita, que es “lugar histórico nacional y municipal, incluyendo la zona donde se crearía la Reserva”.

Trilla menciona que de las tres parcelas en cuestión “una pertenece a la Nación y las otras a la Ciudad de Buenos Aires”. La Municipalidad de La Matanza pidió que les sean cedidas las que pertenecen a la ciudad, alegó la justicia, por la intervención del secretario de Gobierno de La Matanza, Claudio Grasso, autorizó a la municipalidad a ser parte en la disputa.

La existencia de actuaciones judiciales e iniciativas legislativas podría derivar en un intríngulis jurídico, ya que habría que ver qué norma tendría preeminencia. Trilla señala que algo similar ocurrió con la Laguna de Rocha (cerca de esteban Echeverría) donde “se declaró la reserva provincial sobre terrenos privado y la provincia está viendo la posibilidad de expropiarlo. Acá entra en juego la cuestión económica, ya que si bien son terrenos estatales en caso de que salga la usucapión se debería expropiar y “alguien va a tener que tomar la decisión política de hacerlo y ver si los números dan para hacerlo”, explica Trilla, y poder destinar los terrenos a  una reserva. “La Municipalidad de La Matanza no tiene los recursos para afrontar un gasto de esa naturaleza”, sostiene Gabriela González Trilla.

Es importante mencionar que, debido su status de lugar histórico, es una zona donde no se puede construir. De ahí la importancia de que salga la ordenanza  de creación de la reserva natural. Por otra parte, como explica Karina Rocca, secretaría de Medio Ambiente de La Matanza, “es una zona de humedales” que se debe conservar, ya que ayuda a combatir el tema de inundaciones, algo que no ha sucedido en otros lugares donde se construyó y con las últimas lluvias se inundaron. Al respecto, menciona que al conocer la noticia de que se declararía la Reserva Municipal quienes quieren quedarse con los terrenos emprendieron diversas actividades comerciales y construcciones.

El Concejo Deliberante toma posición

Afortunadamente todo se resolvería de la mejor manera posible. Rocca señaló que el Concejo deliberante de La Matanza sancionará este jueves la ordenanza que declara los humedales de Ciudad Evita como Reserva Municipal.

Rocca añade que la diputada del Frente para la Victoria, Verónica Magario, presentó un proyecto para que se cree una Reserva Nacional en la zona. En los fundamentos del proyecto se señala que se busca:

Conservar los ambientes y el hábitat de especies características, especialmente la flora nativa y la fauna autóctona.

Conservar un lugar histórico único.

Brindar oportunidades para la educación, recreación y turismo.

Facilitar la investigación.

Incentivar la participación ciudadana en la protección de los recursos naturales.

También se establece que el Poder Ejecutivo “designará la autoridad de aplicación que tendrá a su cargo el diseño y planificación de las políticas ambientales, educativas, culturales, como así también el cuidado y preservación de la reserva”. Por otra parte, se conformará un Consejo de Administración con fines consultivos que elaborará “un plan de manejo que prevea la zonificación del área” y “la construcción e instalación de mejoras que permitan el acceso a la reserva tales como circuitos, pasarelas, miradores, previo elaboración de un estudio de impacto ambiental”.

El acceso a la reserva deberá ser de carácter gratuito en los horarios y días que fije la reglamentación.

También deberá promoverse “la forestación de la zona, y en especial el sector delimitado por las calles Viuda de Rodríguez, El Viñal, El Tacuarí, El espinillo, El Quebracho, El Picaflor, El Guayacán, calle José Mario Bavilacqua hasta El Jume”.

¿Qué son los humedales?

Son una clase particular de ecosistemas que permanecen con su sustrato o suelo saturado con agua o en condiciones de inundación/anegamiento durante un considerable tiempo y que, por sus particulares funciones hidrológicas, biogeoquímicas y ecológicas, ofrecen una importante cantidad de bienes y servicios para que las sociedades humanas satisfagan sus necesidades vitales y espirituales. Esto puede ser el almacenamiento de agua superficial (que permite la provisión de agua potable y la amortiguación del efecto de inundaciones), la retención y/o remoción de nutrientes (que implica una mejora de la calidad del agua y en una mayor producción vegetal) y de la provisión de hábitat (que deriva en una gran diversidad de especies de flora y fauna silvestres).

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.