“Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas” es la última entrega de Luc Besson, el director de “Lucy”, “El Perfecto Asesino” y “El Quinto Elemento”.

“Valerian & Laureline” es el cómic en el que se basa esta película y este trata sobre dos agentes espacio-temporales originarios del imperio galáctico y encargados de mantener el orden terrestre en el universo. Pueden recorrer el cosmos con su nave espacial y, además, viajar en el tiempo. En el film, Valerian y Laureline tienen una misión en Alpha, la ciudad de los mil planetas, y dentro de esta comienzan a suceder cosas que llevan a los dos agentes a resolver nuevos conflictos.

La primera impresión que me generaron estos oficiales, interpretados por Dane DeHaan y Cara Delevingne, fue que tienen un aspecto demasiado aniñado. Pero bueno, es una impresión que pasa y después de un rato deja de hacer ruido. El nivel visual de esta producción es alucinante y el diseño de vestuario, arte, las paletas de colores y texturas hacen a un disfrute visual que compensa las debilidades que puede presentar la historia en sí. Para resumirlo, es una película muy entretenida y con mucha acción para bajarse un balde de pochoclos durante los 137 minutos que tiene de duración.

Un film auto referencial

Quienes sean fanáticos de Luc Besson van a tener una fiesta de citas auto referenciales a su carrera como director y también como guionista, algunas más obvias y otras “escondidas”, además del humor típico de sus películas… que funciona.

Pero si vamos a hablar de la historia, creo que hay una complicación básica que es que el mundo que se presenta es un universo completo y complejo, con muchas, pero muchas cosas a explicar. Asimismo, no deja lugar a una narración igual de compleja, por lo que la historia que se cuenta es simple, con mucha explicación textual y resoluciones fáciles, incluso algunas previsibles.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.