El juego más famoso de todo el mundo y usado por varias generaciones sigue vigente en la sociedad. El Tetris es uno de los videojuegos de gran diseño para ser expuesto en el Museo de Arte Moderno de Estados Unidos (M0MA) y es analizado en estudios médicos de la Universidad McGill de Canadá para corregir la ambliopía.

La enfermedad visual

ojo-vago-ambliopiaNo es una locura, es la pura realidad. Hace unos meses, un grupo de médicos e investigadores canadienses de la universidad citada estudiaron posibles soluciones para el problema del “ojo vago”, la ambliopía. Esta es una enfermedad común en los niños (uno de cada 50 chicos lo padece) y algunos adultos que, sin razón aparente, hace que el ojo deje de ver. Hasta el momento, esta enfermedad se curaba emparchando el ojo bueno para que se acomode solo el afectado.

Estos investigadores tomaron a 18 adultos con ambliopía y los dividieron en dos grupos de 9. Al primer grupo, con unos lentes especiales, los pusieron a jugar al Tetris durante 1 hora al día por dos semanas. Al segundo, también los pusieron a jugar de la misma forma y por el mismo período, pero sumando el parche. La conclusión, publicada en la página de noticias científica Current Biology, fue que el primer grupo tuvo mejoras más importantes que el segundo. Esto se debe a que el juego hace concentrar la vista en las fichas hasta emparejar ambos ojos en un mismo objetivo. Por ello, el ojo vago se reactiva y se coloca en forma paralela con el otro para corregirse.

Este estudio, según la BBC de Londres, se va a aplicar a pacientes del Reino Unido para seguir analizando sus resultados.

Todo el infierno se desató

Por otro lado, aunque desde Argentina nos quede muy lejos, en el MoMA armaron, desde noviembre pasado, una muestra sobre videojuegos llamada “All hell broke loose” (Todo el infierno se desató).

Foto: AFP

Muestra en el MOMA. Foto: AFP

Principalmente, obtuvieron los códigos del Pac-Man y The Sims, entre otros. El último que obtuvieron, y con orgullo lo exponen, es el Tetris.

Pero el museo recibió críticas al respecto de esta exposición dado que, según algunos medios de ese país, los videojuegos no son arte, sino que son códigos.

La curadora senior de arquitectura y diseño de MoMA, Paola Antonelli, aprovechó la convención TED Talk del 29 de mayo en Nueva York para devolver las críticas con demostraciones visuales. “Quiero que la gente entienda que el diseño es algo más que sillas lindas, que es ante todo lo que está alrededor de nosotros en nuestra vida”, dijo la curadora e hizo referencia respecto a una de las mejores muestras que tuvo el museo en 1934. El artista Philip Johnson creó la exposición “El arte trabaja a máquina”, en la cual mostró láminas de propulsor y otros pedazos de maquinaria sobre pedestales y paredes blancas. Por ello, Antonelli realizó la exposición de manera minimalista. “Él creó esta distancia extraña, este choque, que hizo que la gente lo magnificara formalmente, (…) me gustaría hacer lo mismo con los videojuegos”.

El equipo tuvo que limitarse en los juegos violentos. “Es considerado que en el diseño, y sobre todo en la colección de diseño, lo que usted ve es lo que usted consigue. Cuando usted ve un arma en una colección de diseño, esto es un instrumento para matar. Si está en la colección de arte, esto podría ser una crítica del instrumento de matanza”, dice Antonelli. Después de aquellos principios, el equipo incluyó juegos como Portal, donde se dispara un tiro a las paredes para crear caminos, y Street Fighter II “porque las artes marciales están bien”, pero excluyeron juegos como Grand Theft Auto III.

Muestra en el MOMA. Foto: AFP

Muestra en el MOMA. Foto: AFP

Otros juegos escogidos para la jornada inicial son Katamari Damacy, EVE Online y Canabalt.

MoMA planifica adquirir más juegos y códigos en los próximos años.

Por tanto, el juego más conocido del mundo, el Tetris, puede curar un malestar visual y a la vez puede ser arte. ¿Qué otros juegos podrán transgredir, en el futuro, las barreras científicas como este?

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.