En los últimos días dos naciones europeas tuvieron cambios en sus máximas autoridades. En Ucrania fue el descenlace de meses de violencia y protestas callejeras, mientras que en el caso de Italia fue una más de las crisis políticas a las que ese país fue tan proclive en los 80 y que en este nuevo siglo han vuelto, aunque con menor intensidad.

Destitución y elecciones en Ucrania

Viktor-Yanukovich-ucrania-660x330Tras al recrudecimiento de las protestas y el quiebre de la frágil tregua entre los sectores pro-ruso y los europeístas que dejaron centenares de muertos, el parlamento decidió deponer al presidente Viktor Yanukovich y convocó a elecciones para el 25 de mayo. El adelantamiento electoral había sido acordado entre Yanukovich y la oposición, pero muchos manifestantes rechazaron este arreglo y la crisis continuó.
La oposición se hizo con puestos clave en el gobierno de Kiev y se logró que el Poder Ejecutivo ucraniano liberara a la líder opositora Yulia Timoshenko. Precisamente, un estrecho colaborador de la dirigente, Olexander Turchinov, quedó a cargo del congreso, que posteriormente nombró a Arsen Avakov como ministro del Interior interino. Avakov es otro allegado a Timoshenko, quien lideró en 2004 la revolución naranja pro occidental y también ocupó el cargo de Premier.

timoshenko

Ante las decisiones parlamentarias, Yanukovich denunció que se trataba de un golpe de Estado. No tengo la intención de presentar mi dimisión. Soy un presidente electo legítimamente. No tengo la intención de irme del país”, manifestó Yanukovich desde Jarkiv, en el este de Ucrania. También aseguró que fue “todo para evitar un baño de sangre” y calificó de ilegitimas las medidas adoptadas por el parlamento.

Por su parte, Timoshenko dirigió unas palabras a los manifestantes que se agrupaban en la Plaza Independencia y les dijo que ellos eran “los héroes, lo mejor de Ucrania”. La política opositora había sido acusada de abuso de poder y condenada en 2011 a siete años de cárcel.

Las nuevas autoridades están tras Yanukovich, quien intenta huir del país. Avakov señaló que el expresidente intentó escapar desde la ciudad oriental de Donetsk y luego se dirigió a Crimea. Actualmente se especula con que esté oculto en Sebastopol, ciudad pro Rusia.

Italia con la juventud al poder

La política italiana dejó un poco atrás el síndrome Berlusconi y se metió en la modificación juvenil. El presidente Giorgio Napolitano le pidió al líder del Partido Democrático, Matteo Renzi, que formara gobierno luego de que este último forzara la renuncia de Enrico Letta. Renzi, de 39 años, se convirtió en el político más joven en ocupar ese alto cargo en el país peninsular. Letta sufrió el desgaste por la crisis económica y fue reemplazado por un dirigente que, hasta este momento, carece de experiencia en cargos de alta responsabilidad nacional y que ocupaba la alcaldía de Florencia.

INNOVAZIONE E OTTIMISMO"En su primer discurso al parlamento tras formar gobierno, Renzi pidió un voto de confianza y un nuevo y ambicioso programa de gobierno. “Estamos aquí para sacar a Italia de la condición paralizada en que se encuentra. Pedimos la confianza porque pensamos que Italia tiene una necesidad urgente de recuperarla para salir de la crisis”, indicó el nuevo Primer Ministro.

Se cree que no tendrá problemas en conseguir el voto de confianza por parte del parlamento pese a que algunos miembros de su partido amenazaron con oponerse a las medidas propuestas. El paquete de iniciativas había sido consensuado con dirigentes del partido de Silvio Berlusconi. Entre los puntos que se convinieron está la eliminación del Senado como órgano legislativo, cambios en el sistema impositivo y en el régimen laboral.

Renzi, a causa de su inexperiencia a nivel dirigencial nacional, ha sido denominado “il rottamatore” (el peleón) por las proclamas del florentino a dar vuelta el sistema político italiano que no tiene credibilidad y fue aquejado persistentemente por escándalos de corrupción. Habrá que ver si le puede agarrar la mano al timón de la política italiana.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.