Luego de 16 años de participaciones en la segunda división, Leeds United regresa a la élite del fútbol inglés de la mano de Marcelo Bielsa quien, a dos fechas del final de la temporada de EFL Championship, celebró antes de disputar su juego este domingo frente a Derby County.

Con los resultados previos del escolta West Bromwich Albion y Brentford, que perdieron sus encuentros (2-1 ante Huddersfield Town y 1-0 contra Stoke City, respectivamente), el conjunto que dirige el argentino se aseguró el ascenso a Premier League el viernes y el título de la categoría el sábado.

De todas formas y para cumplir con la agenda, los “peacocks” visitaron al equipo que comanda Wayne Rooney y que entrena Philip Cocu y se quedaron con un triunfo por 3 a 1 para tomar distancia de sus inmediatos perseguidores, que tendrán una jornada más para disputar el segundo ascenso o la clasificación a los playoffs (en su primera temporada en el banquillo el año pasado, los de Bielsa fueron eliminados en semifinales del reducido por el tercer cupo en Premier League).

Con una formación que combinó habituales titulares y algunos valores juveniles, Leeds dio vuelta el marcador y alcanzó los 90 puntos en 45 partidos jugados, con 27 ganados, 9 empates y 9 caídas, y 73 goles a favor y 35 recibidos. -uno de los más goleadores y la valla menos vencida del certamen-. Vale mencionar que aún resta una fecha a disputarse el miércoles.

En cuanto al encuentro, que solo servirá para las estadísticas, comenzó abajo en el marcador con el tanto de Chris Martin a los 54’ e inmediatamente después el español Pablo Hernández igualó el score con un remate sobre el borde del área luego de un rebote. A los 75 minutos el joven delantero Jamie Shackleton materializó su primer grito con un tiro cruzado tras la asistencia de Tyler Roberts, figura del partido que además forma parte del seleccionado galés. Finalmente, a los 84’ el defensor local Matt Clarke amplió la ventaja con un despeje fallido que mandó contra el rincón izquierdo del arquero Kelle Roos.

De esta forma, Marcelo Bielsa conquista nuevas tierras y se alza con el campeonato. Ya lo hizo en Rosario con el inolvidable Newell’s Old Boys de inicios de los 90’ (un par de títulos locales y subcampeón de Copa Libertadores en 1992), México con Atlas y América, Villa Luro con su paso por Vélez Sarsfield, una corta excursión en Espanyol hasta su arribo a la Albiceleste y la primera medalla de oro olímpica de la historia para la selección argentina (que incluye el campeonato preolímpico, segundo puesto en Copa América y la cómoda clasificación a la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA en Corea y Japón 2002 -y el posterior fracaso futbolístico en la fase final-), la formación del mejor combinado nacional chileno de la historia, el recordado plantel que potenció en Athletic Bilbao y colocó en el primer plano español y continental (subcampeón de Copa del Rey y Europa League, respectivamente) y su breve paso por Francia en Olympique de Marsella y Lille hasta el presente inglés en Leeds.

A un par de días de cumplir 65 años, el Loco (por cierto, el estadio de Newell’s lleva su nombre) suma una nueva conquista y, a sabiendas de su obsesión por el trabajo -hizo armar un ambiente con cocina y cama en las instalaciones del club para cuando se queda hasta altas horas-, ya debe pensar en sus próximos objetivos. El futuro dirá dónde intentará imponer su idea de juego.