Debido a la cuarentena en la que se encuentra Argentina (y gran parte del mundo) por la pandemia de coronavirus, el cine paralizó su actividad al igual que muchos otros rubros. Por estos motivos, comenzamos un ciclo de entrevistas a trabajadores y trabajadoras de nuestro mundo audiovisual para conocer en detalle cómo afectan las circunstancias al sector y qué alternativas se encuentran para transitar este momento.

Tamae Garateguy es una directora diversa, enérgica y con ya varias producciones propias, siempre con una narración dispuesta a asumir riesgos. En su filmografía tenemos títulos como «Mujer lobo», «Hasta que me desates» y «50 ChuseOk«, entre otros. Esta vez, el estreno de una nueva película la encuentra en plena cuarentena: «Las Furias» puede verse de forma online en la plataforma de CINEAR. «Son toda una novedad los estrenos en cuarentena, pero me parece que es una gran oportunidad para el cine argentino de llegar a más gente», comenta en diálogo con puntocero.

El desafío del presupuesto y el rodaje

En términos de «desafío» describió Tamae el proceso de realización de esta película con las complicaciones producto de una gestión que lastimó mucho a la cultura en general. «Los problemas económicos que hubo durante los últimos cuatro años hicieron que los presupuestos se redujeran a menos de la mitad, entonces hubo un momento en el que las opciones eran no hacer la película, o hacerla en condiciones muy al límite», y a raíz de esto especifica que el presupuesto la obligaba a realizar «Las Furias» en 13 jornadas y con este tiempo acotado no había margen para hacer más que una toma por plano, por lo cual solo había una oportunidad para hacer las cosas bien.

A esas condiciones se le sumaron las inclemencias climáticas, «tormenta eléctrica, tormenta de polvo, viento, un tornado casi se lleva el equipo de arte… la presión se duplicó porque, además del poco tiempo, había que resolver imprevistos de forma muy rápida y efectiva», nos cuenta, a lo que de nuestra parte señalamos su experiencia como uno de los botes salvavidas para que este proyecto saliera adelante. «Sentí que tenía un recorrido y que podía resolver por la experiencia. Igual hubo momentos difíciles en los que sentí que me venía abajo», añade y nos cuenta que para una escena todos los extras que necesitaban quedaron varados en la mitad del camino, y que en ese momento se preguntó (o le preguntó a la naturaleza) si realmente debía terminar la película. «La experiencia me permitió tomar decisiones que hicieron que termine la película, porque de verdad en un momento no la íbamos a terminar». Igualmente, resalta que estas condiciones también tuvieron resultados preciosos para la estética como, por ejemplo, ese cielo magenta furioso con el que comienza la historia.

El estreno online

Las películas argentinas tienen muchas veces un momento de encuentro de directores y directoras con el público para conversar después de la función, ese diálogo hoy hizo un cambio brusco y se intenta traducir hacia las redes sociales, «aunque el estreno no sea en persona, se siente igual ese ida y vuelta, por los mensajes en las redes que me mandan siento que llegó a mucha más gente y eso para un director es importante», afirma y agrega que «también se siente que no están los tanques ahí acaparando todo y está bueno».

«Hay muchos lugares, pueblos donde no hay sala de cine, entonces los estrenos no llegan como estreno y me parece que está bueno que se mantenga algo de esto», nos dice Tamae con una visión muy optimista sobre los estrenos de forma online durante la cuarentena. Además, hablamos del trabajo con los actores y actrices y muchas cosas más que podés escuchar en el siguiente recorte de audio.

Audio completo de la nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.