Este viernes un nuevo bar abrirá en La Plata, se trata de Brooklin Club Night ubicado en Camino Centenario y 511. Y lanzó una controversial publicidad de apertura en la que invita a la fiesta a solteros mayores de 17 años. “Nada de cabezas” y “nada de pendejitos” rezaba el anuncio que ya fue retirado del Facebook oficial ante la intervención del Instituto Nacional contra la Discriminación y el Racismo (Inadi).
La convocatoria estaba hecha para un grupo de gente donde los clubes de rugby, voley y hockey de la zona tenían entrada libre. En la página web prometían un ambiente libre de “wachiturros, turros, gente cabeza, culisueltas y todo tipo de indios con la cara llena de aritos”.
Según los dueños, «está ideado entre personas que saben de la noche, ¡sabemos lo que la gente quiere! Alcohol gratis, buena música, gente linda, McDonald’s y previas. Agarramos lo mejor de cada boliche, bar, fiesta o evento de la ciudad y lo pusimos acá».
Cuando apareció la publicidad comenzaron los repudios a través de las redes sociales y se realizó la denuncia en el Inadi, quienes actuaron rápidamente para que se saquen estos tipos de contenidos de la web y prometieron concurrir al lugar para asegurarse que el ingreso sea libre para todas las personas que deseen hacerlo.
Ante este escándalo, también se puso en duda la habilitación municipal del lugar que está siendo investigada y la capacidad del predio. Como respuesta a esto, los organizadores prometieron cerrar las puertas a las 3 am, dado que “si el lugar se llena es un asco” y volvieron a atacar amparándose en el articulo 4 de la Ley 26.370 que hace mención al derecho de admisión y permanencia para decir que no se permite el ingreso con ropa deportiva. Y desde la intervención del Inadi se cambió la portada y la descripción del evento.
No es la primera vez que un boliche platense recibe este tipo de denuncias. El año pasado una pareja de mujeres denunciaron al bar Mirapampa por haberlas expulsado del lugar luego que ellas se besaran.
El Inadi tiene cada vez más denuncias de este tenor, dado que el público empezó a hacer valer sus derechos, no solo en el Gran Buenos Aires sino en toda la extensión de la República Argentina.