Este domingo, Charles Leclerc se quedó con la victoria del Gran Premio de Australia de F1 en el Circuito de Albert Park de Melbourne.

El piloto de Mónaco lideró la carrera de principio a fin, sin mayor oposición. La prueba no fue lo que se esperaba. En la previa se creía que iba a haber varios sobrepasos, pero esto no ocurrió y, si no fuera por los safety cars, no hubiera pasado casi en ninguna oportunidad.

La tendencia de este año de la Fórmula 1 se sigue manteniendo, con Ferrari liderando en todos los aspectos del campeonato: auto, piloto y puntos. Su máxima competencia, Red Bull con Max Verstappen (el actual campeón del mundo), nuevamente no dio la talla con el auto, ya que por segunda vez en tres carreras el piloto neerlandés abandonó la prueba por problemas con el vehículo.

Actualmente, Leclerc tiene 71 puntos y lidera el campeonato con cierta tranquilidad. Su perseguidor más cercano es George Russell de Mercedes Benz, con 37 unidades. Verstappen -que ganó una de las tres carreras disputadas- tiene 25 puntos por sus abandonos involuntarios y ocupa el sexto lugar en la tabla de posiciones.

Ferrari tiene el auto más rápido de todos y, si sus competidores no se ponen rápidamente a la altura de las circunstancias, no habrá nada ni nadie que le pueda quitar a Charles Leclerc el título mundial de este año.

La próxima parada de la categoría será el GP de Emilia-Romagna en el autódromo Enzo e Dino Ferrari el domingo 24 de abril, donde Ferrari (de la mano de Leclerc) buscará ampliar aún más su ventaja.

Deja una respuesta