Messi encara y deja atrás a Chile. Foto: AP.
Picar por el medio para marcarle el pase a Gago, una pausa, pisar la pelota, dejar pasar al rival, amagar a pegarle a un palo, definir en el otro y lograr un golazo. Lionel Messi hizo todo esto a los 28 minutos del primer tiempo. Puro brillo del 10 argentino. Una vez más, la figura argentina. Luego, un pelotazo que parte de Di María desde la izquierda, cruza en diagonal el cielo oscuro de la noche de Santiago y Gonzalo Higuaín la baja, se saca a dos tipos de encima y definió de zurda al palo derecho de Pintos. La pelota fue al ángulo, inatajable y punta para la Selección en la tabla de las eliminatorias.
La selección ganó ante Chile 2 a 1 por las joyas de un delantero del Barcelona y otro del Real Madrid. Hasta ahí se explica por qué ganó Argentina. Ahora, si vamos a otros puntos, el equipo de Sabella fue superado por el conjunto de Borghi, quien daba órdenes desde un palco por una suspensión de cuatro fechas.
Argentina sufrió por los costados, sobre todo en el comienzo del partido. Isla y Beausejour se cansaron de llegar cerca del área y generar situaciones. Zabaleta jugó por izquierda cuando es un clásico marcador derecho. La pierna cambiada y los avances de Isla, quien buscaba paredes con Alexis Sánchez, lo complicó en la marca. El lateral chileno llegaba fácil y enviaba centros peligrosos. En mi consideración, no tenemos un N°3 de calidad y Marcos Rojo, lesionado, está en proceso de maduración.
El pipa, autor del segundo gol. Foto: Télam.
En total, Chile llegó 11 veces en el primer tiempo, con unos primeros 15 minutos de partido arrolladores. Medel remató a los 4 minutos, Romero detuvo el disparo y Pinto la tiró por arriba del travesaño. Mucho descuido abajo, sin la voz de mando que ordene la línea de fondo. En mi opinión, el líder de la defensa tiene que ser Federico Fernández, quien jugó más prolijo y quien más pelotas peligrosas despejó. Además, colaboró en cada corner a favor de la Argentina. A los 15, la chance más clara para el local fue de Mark González, que fusiló de cabeza a un Romero que contestó bien cuando lo exigieron. Raramente, la selección sufrió por arriba, centros cortos desde los costados con jugadores en esa línea que miden más de 1,84.
Matías Fernández desequilibró frente al área, sobre la derecha argentina y logró dos tiros libres por faltas de Mascherano y Gago. Luego, Isla seguía avanzando por el lado de Zabaleta y Argentina no tenía contención en la mitad de la cancha por la izquierda, dado que Di María es más ofensivo y no tiene marca. La pelota fue de Chile, con un 52% de posesión y en ataque forzó al equipo argentino a hacer seis fouls.

Los intentos de Argentina llegaban con Agüero e Higuaín, quienes podían pisar el área rival e intentar definir ante Pintos y unos defensores chilenos ásperos. Luego llegaron en tres minutos los goles de Messi e Higuaín, lo que marcó la diferencia. Gago fue fundamental para manejar el medio campo y ser el mejor socio de Messi cuando Argentina necesita atacar.
El Kun Agüero tuvo una chance sobre el final del primer tiempo, cuando enganchó ante dos jugadores chilenos e intentó poner la pelota donde menos espacio había. El arquero Pintos reaccionó y el intento terminó por dar en el palo.
Javier Mascherano, de gran partido. Foto: EFE.
Una curiosidad en el entretiempo sorprendió al Estadio Nacional de Santiago. El juez de línea Nicolás Yegros dirigía su último partido como árbitro profesional y no quiso perder la oportunidad de llevarse una foto con Lionel Messi. Un poco de color, relajar, en su última noche como «lineman» quería tener ese recuerdo y se lo llevó. Flash y a otra historia.
El segundo tiempo empezó con muchas faltas, con ocho por el lado de Chile y tres amarillas. Por el lado de la selección fue amonestado Di María y no podrá jugar la próxima fecha de eliminatorias, la 11° ante Venezuela en la Argentina.
Lo preocupante fue la poca llegada del equipo argentino en la segunda parte, que fue bastante aburrida. Agüero llevaba algo de peligro y Beausejour lo bajó con una falta que terminó en amonestación. Díaz le metió un planchazo a Mascherano a la altura de una rodilla y el juez nada, ni amarilla. Un papelón. Otro jugador argentino que sufrió los fouls chilenos fue Gonzalo Higuaín, que fue prácticamente «talado» por Díaz y tuvo que irse de la cancha. El árbitro tendría que haberle mostrado la roja. En lugar del delantero del Real Madrid entró Pablo Guiñazú, de pobre rendimiento.
Chile avanzaba desde los 17 minutos de la segunda parte y Federico Fernández sacaba todo lo que podía, ganando tanto de cabeza como por abajo. Mascherano le dio al equipo lo que faltaba, recuperación en mitad de cancha y marca ante los avances del equipo de Borghi. Gran segundo tiempo del volante y defensor del Barcelona.
El mejor jugador del mundo. Foto: AFP.
Una de las pocas llegadas argentinas fue de Messi, tras un pase largo de Agüero. Lio remató cruzado y Pintos pudo sacar la bola que iba a ser el tercer gol y la victoria definitiva. A todo esto, Chile no se rendía y avanzaba. Tal vez no pudo concretar, pero fue más por error de ellos que por méritos del equipo de Sabella.
Barcos reemplazó a Agüero y forzó un corner y remató en su segundo contacto con la pelota. El delantero del Palmeiras es una alternativa interesante para las eventuales ausencias de Higuaín o Agüero.
Felipe Gutiérrez reemplazó a Mark González y cumplió. Después de tanto avanzar, Chile logró el descuento sobre el final del partido. Alexis Sánchez giró, abrió para Vargas por derecha, la bola cruzó el área y Gutiérrez venció la mano de Romero. Una vez más falló el costado derecho. El local se jugaba todo en el último corner, a empatar o perder, y finalmente se quedó con las ganas de amargarle el triunfo al equipo argentino.
Final del partido y Argentina puntera. Messi dijo: «Hicimos los goles y en el segundo tiempo nos tiramos atrás, les regalamos la pelota, no la podíamos tener». Y fue así. Otro de los emblemas de este equipo es Javier Mascherano, quien dijo que hay que tener cuidado: «No teníamos que quedarnos con el buen partido que hicimos ante Uruguay y relajarnos porque en ese caso íbamos a perder esta noche». Muy sensato el volante central, de buen análisis y ojo para el fútbol.  Y pudo ser tranquilamente victoria del equipo de Borghi, que superó ampliamente a la Argentina.
Algo pasa, porque de visitante se sufrió con Perú, ahora con Chile. Es verdad que la Selección Argentina tiene un ataque y un potencial extraordinario de mitad de cancha para arriba. Gago es fundamental para estar cerca de Messi y Mascherano jugó un gran segundo tiempo.
La apurada que nos dio Chile tiene que ser un toque de atención para mejorar en el futuro. A no dormirse, a no quedarse con el póker de ases que te gana un partido, porque quedarse en los laureles hace que podamos perder cuando menos lo esperamos. Se viene Venezuela el 23 de marzo, en estadio a confirmar. Hay distintas sedes que son candidatas en la Argentina. El otro partido será ante Bolivia, en la altura de La Paz.
Somos líderes en las Eliminatorias. A no abusar de las joyas. De local rendimos. Y de visitante ganamos, pero la pasamos mal.

Un comentario de “Una joya de Messi y otra de Higuaín

Deja una respuesta