De la mano de Luis Ortega en la dirección, llega el que será (por su magnitud) el estreno del año en materia de cine nacional. “El Ángel” es un pequeño tanque de nuestra industria.

Una no-biopic de Robledo Puch

Carlos Robledo Puch es el asesino que llegó para romper los esquemas estereotipados de la delincuencia. Un enigma para la prensa que analizaba su mirada y sus facciones porque no podían asociar su belleza con sus actos y que, por esto, lo apodaron como “El ángel negro”. A sus 20 años fue condenado a cadena perpetua y al día de hoy aún cumple prisión efectiva.

Luis Ortega se inspira en la historia no para hacer una crónica biográfica o un policial, sino para traducirla en una licencia poética de sus propias inquietudes y fascinaciones sobre el tema.

El resultado es una película sobre este niño irreverente que roba como una aventura, y su transición hasta convertirse en un asesino.

La mejor historia de amor, la mejor historia de tiros

“El Ángel” se instala desde los primeros minutos como un extracto de algo tan enfermizo como atractivo y, a medida que se desarrolla, se incorpora un componente genial que es la sensualidad. La prensa de aquel entonces encontró en la supuesta homosexualidad de Robledo Puch una justificación a sus comportamientos y la película se agarra de esto para contar, con sutileza, un nada convencional romance que es un lujo narrativo.

Los principales protagonistas son Lorenzo Ferro como Puch, con su cadencia en la voz y su mirada que transmite irreverencia, inconsciencia e inocencia al mismo tiempo y, por otra parte, el Chino Darín como Ramón, su principal compañero de crímenes, asociado a quien fue Jorge Ibáñez. Juntos hacen una dupla magnífica que desborda talento y química.

Cabe mencionar la destacada participación de Peter Lanzani como Miguel, cuyo equivalente en la vida real sería Héctor Somoza, el último cómplice de Puch, que irrumpe para poner en juego uno de los motores de la película que es la historia de amor entre estos amigos. El gran elenco se completa con impecables Mercedes Morán y Daniel Fanego y la más que correcta participación de Cecilia Roth y Luis Gnecco.

Lo mejor de la cultura pop

La gran incógnita del film está en un personaje con una mente indescifrable y Ortega juega a interpretar y deducir porqués. Pero también se encarga de crear de base a un Robledo Puch funcional a la ficción, distinto del real y cargado de subjetividades.

Sin dudas, “El Ángel” es una película con todo lo bueno de los productos comerciales, una fotografía espectacular, una reconstrucción de época excelente y una banda sonora que no podría ser otra. En síntesis, es una puesta en escena que reúne todo lo mejor de la cultura pop de los 70′ de nuestro país. Y todo al servicio de la mirada de un gran artista como Luis Ortega.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.