La selección argentina de fútbol continúa con su paso arrollador en esta Copa América Centenario. Con una presentación impecable en Houston ante 70.858 espectadores despachó sin sobresaltos a Estados Unidos por 4-0, se metió en la final del certamen y acercó el objetivo a unos pocos días de distancia.
Además, y por si se necesitara algún ingrediente extra para un equipo que hace todo bien, Lionel Messi convirtió un gol inolvidable de tiro libre para convertirse en soledad en el máximo goleador del combinado nacional en la historia (55 anotaciones frente a las 54 de Gabriel Batistuta).
El encuentro no podía comenzar de la mejor forma para los dirigidos por Gerardo Martino, que abrieron el marcador a los 3 minutos tras el primer tiro de esquina que recibió Messi de los pies de Ezequiel Lavezzi, el jugador del Barcelona devolvió de primera por arriba de la muralla norteamericana y el Pocho no hizo más que saltar para conectar de cabeza por sobre el cuerpo del arquero Brad Guzan.
Tal como pasó en el resto de los partidos disputados, el rival no supo cómo vulnerar la defensa albiceleste y eso provocó que Argentina toque sin nervios ni desgaste físico. Para sorpresa de todos, el seleccionado de Jürgen Klinsmann nunca intentó presionar y con la pérdida del dominio del balón, solamente se limitó a ver qué pasaba.
Y lo que pasó fue de otro mundo. A los 32′ Messi tuvo la oportunidad de lanzar un tiro libre y nos regaló una obra de arte. El remate de zurda pasó por encima de la barrera y, contrario a cualquier pronóstico, apuntó al segundo palo, al de Guzan, y clavó el balón en el ángulo superior por sobre el guardametas. Así, si el encuentro era un monólogo argentino, el segundo gol terminó por sepultar cualquier esperanza estadounidense y el entretiempo arrojaba un resultado parcial de 2-0.
El segundo tiempo fue exactamente igual a la primera etapa, con criterio en el juego, solvencia defensiva en cada intento norteamericano (no pasaba del «intento»), un mediocampo inspirado y una delantera letal, que tuvo a los 51′ un centro de Lavezzi desde el ataque izquierdo una asistencia precisa para dejar a Gonzalo Higuaín frente al portero, que dio rebote frente al remate y el goleador volvió a tomar para definir y transformar lo mostrado en el campo de juego en una goleada que aún dejaba tiempo para algo más. Nuevamente Higuaín fue el encargado de marcar cuando a los 87′ Messi robó el balón en una mala salida defensiva y asistió al delantero del Napoli para que solo tenga que empujar la pelota y sellar el 4-0 definitivo. Vale mencionar que Estados Unidos no tuvo una sola jugada de riesgo en todo el partido y la presión que planteó el Tata Martino funcionó a la perfección.
Previo al segundo gol de Higuaín, Argentina vivió minutos de preocupación cuando en una seguidilla de lesiones se resintieron Augusto Fernández, Marcos Rojo y Ezequiel Lavezzi. El mediocampista sufrió un desgarro, una «rotura de grado». Lo del lateral izquierdo no llegó a mayores y fue simplemente una sobrecarga muscular en el aductor derecho que con los días de descanso previos a la final no representa problema alguno, mientras que el Pocho deberá ser intervenido quirúrgicamente por una fractura de radio cuando quiso saltar a cabecear y cayó sobre los carteles publicitarios. Ambos lesionados se perderán el encuentro del domingo.
Precisamente, sobre el partido definitorio, Messi expresó apenas concluido el partido que «era el objetivo volver a jugar una final y lo conseguimos. Desde el primer día hicimos las cosas espectaculares y merecidamente estamos acá», y contó las ganas que tiene de gritar campeón: «Ojalá se dé. La ilusión es que se nos dé, de una vez por todas. Estamos acá porque lo merecemos».

Formaciones e incidencias

Estados Unidos: Brad Guzan; DeAndre Yedlin, Geoff Cameron, John Brooks, Fabian Johnson; Kyle Beckerman, Chris Wondolowski, Michael Bradley, Graham Zusi; Gyasi Zardes y Clint Dempsey. Director técnico: Jürgen Klinsmann.
Argentina: Sergio Romero; Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Ramiro Funes Mori, Marcos Rojo; Augusto Fernández, Javier Mascherano, Ever Banega; Lionel Messi, Gonzalo Higuaín y Ezequiel Lavezzi. Entrenador: Gerardo Martino.
Goles: 3′ Ezequiel Lavezzi, 32′ Messi, 49′ y 85′ Gonzalo Higuaín.
Cambios: en el entretiempo ingresó Christian Pulisic por Wondolowski (Estados Unidos), 59′ Lucas Biglia por Fernández (Argentina), 60′ Steven Birnbaum por Beckerman (Estados Unidos), 66′ Erik Lamela por Lavezzi (Argentina), 77′ Darlington Nagbe por Dempsey (Estados Unidos) y 83′ Víctor Cuesta por Rojo (Argentina).
Arbitro: Enrique Cáceres (Paraguay). Estadio NRG, Houston.