A Newell’s Old Boys le costó jugar en Brasil, no le salió una y lo que Ronaldinho no jugó en Rosario, lo hizo en Belo Horizonte. El exjugador del Barcelona asistió a Bernard a los tres minutos para que el delantero ponga el 1 a 0 y el equipo de Gerardo Martino pierda desde el vestuario.

Foto: Reuters

Foto: Reuters


En los primeros minutos del encuentro, Gabriel Heinze sintió una molestia, se fue lesionado y tuvo que entrar Víctor López. Y casi pierde también al arquero Nahuel Guzmán, clave para sacar dos bolas que tenían destino de red, aún disminuido por el corte que sufrió en la cara cuando salió a achicarle a Diego Tardelli.
En el segundo tiempo, Newell’s jugó a tener la pelota con Maxi Rodríguez y aguantar los embates del Atlético Mineiro con Diego Mateo y Lucas Bernardi en el medio y abajo para colaborar con Víctor López y Santiago Vergini. Mientras Ronaldinho pedía la hora, el equipo de Rosario sabía que el camino era aguantar y jugar de contra para sellar el pase a la final. Un corte de luz demoró el encuentro al menos 10 minutos, y así Newell’s tomaba aire y el Mineiro se desesperaba, con Ronaldinho que preguntaba cuánto quedaba.
Foto: Reuters

Foto: Reuters


El técnico del Mineiro se la jugó al sacar a Diego Tardelli, una de las figuras del partido, para que entre Guilherme. Newell’s resistía pero, cuando faltaban siete minutos para el final, un mal despeje de Diego Mateo terminó en los pies de Guilherme, que le pegó desde afuera del área y puso la pelota bien abajo, al lado del palo izquierdo de Nahuel Guzmán, que nada podía hacer. El Mineiro buscó más, con 13 llegadas (6 en el segundo tiempo) contra 6 de Newell’s (solo 2 en la segunda etapa).

Llegó la definición por penales, Ignacio Scocco la picó, Vergini convirtió, la serie iba 2 a 2 y Jo, jugador de la selección brasileña, remató y la pelota se fue al lado del palo derecho. Aunque Milton Casco intentó colocar la bola al ángulo derecho y su intentó pegó en el travesaño, todo seguía igual, le faltaba una pizca de suerte a Newell’s. El turno era de Richardison, que tiró la pelota al diablo, intimidado por Nahuel Guzmán, de 1,91 metros y brazos abiertos para esperar el tiro desde los 12 pasos. Después, Reynaldo Cruzado hizo lo mismo, se lo comieron los nervios y pateó arriba del travesaño.
Foto: AP

Foto: AP


Ronaldinho tenía que pasar a hacer lo suyo, a patear con seguridad, con la experiencia que le dio jugar en equipos como PSG y Barcelona, y su tiro fue colocado a la derecha mientras Guzmán se la jugaba a la izquierda. Nadie hubiera pensado que Víctor le iba a atajar el penal a Maxi Rodríguez, el mejor jugador del fútbol argentino, y uno de los mejores de la Copa Libertadores. La final será entre el equipo de Brasil y Olimpia de Paraguay, con la ida el 17 de julio en Asunción, mientras que la Copa se definirá el 24 de julio en el estadio Independencia de Belo Horizonte.

Foto: Reuters

Foto: Reuters


“Me voy con el orgullo de haber dirigido a estos jugadores”, dijo en conferencia de prensa Gerardo Martino, ya extécnico de Newell’s y con destino en Europa. El futuro de algunos jugadores del equipo de Rosario tendrá que definirse en los próximos días, porque hay ofertas por Ignacio Scocco, Santiago Vergini, Maxi Urruti y Hernán Villalba. Luego, Gabriel Heinze deberá decidir si se retira o si juega un tiempo más, pero en caso de colgar los botines la dirigencia del club le haría una propuesta para que siga ligado al equipo. Los dos futbolistas que seguirán son Maxi Rodríguez y Lucas Bernardi. Ahora empieza otro ciclo para el mejor equipo de la Argentina, que deberá pensar en el Torneo Inicial 2013, la Copa Libertadores 2014 y la Copa Argentina, tal vez con otros jugadores y su nuevo entrenador, Alfredo Berti. El deporte da revancha y Newell’s Old Boys podrá desquitarse el año que viene tras ver frustrado su sueño por conquistar América.