La Selección Argentina se despidió de su gente para dar rienda al sueño mundialista de 23 jugadores y de millones de argentinos que lo van a estar viviendo como si estuvieran en Brasil.
El miércoles por la tarde el Monumental fue el escenario para que el seleccionado apabullara a un flojo Trinidad y Tobago con Messi a la cabeza que, aunque buscó, no logró marcar. El combinado dirigido por Alejandro «Pachorra» Sabella goleó por 3 a 0 con tantos de Rodrigo Palacio, Javier Mascherano y Maxi Rodríguez. Es necesario remarcar que tanto Martín Demichelis y el autor del primer gol argento debieron ser reemplazados por molestias musculares y se los cuidó para que el malestar sea solo eso. Con el partido cerrado y un cálido aplauso del público porteño emprendieron la vuelta a Ezeiza para esperar el próximo encuentro.
El sábado, en La Plata, el seleccionado se despidió de nuestro país en un estadio repleto de camisetas celestes y blancas frente a su par esloveno, que convocó un centenar de hinchas. Pachorra puso en cancha a la mayoría de los suplentes mientras los principales referentes estaban en el banco, aunque en el transcurso del segundo tiempo fueron ingresando.
El encuentro fue flojo a nivel ofensivo, pero sobre todo defensivamente hablando. Lucas Biglia a los 8 minutos salió lesionado, aunque luego se supo que no es nada grave. Ricky Álvarez abrió el marcador a los 11 del primer tiempo y, a partir de ahí, el partido quedó en stand by hasta que, con Messi ya adentro el Kun Agüero, y una jugada más de las que nos tiene acostumbrados, le cedió a la Pulga la posibilidad de marcar y hacer delirar al público que en los 90 minutos no paró de corear el típico: “Que de la mano de Lio Messi, toda la vuelta vamos a dar”.
Con dos partidos ganados de dos jugados, los 23 jugadores y el cuerpo técnico están ya instalados en la imponente y lujosa sede de Belo Horizonte, donde esperan con ansias el debut el domingo a las 19 horas ante Bosnia & Herzegovina.
Argentina 3-0 Trinidad y Tobago

Argentina 2-0 Eslovenia

Nuestra redactora Carla Merelas en el Estadio Único de La Plata