Continuando con la selección especial que realizamos de los trabajos que participan en la cuarta edición del Buenos Aires International Fashion Film, no era posible pasar desapercibida la originalidad y belleza de la producción «Edén», dirigida por Jon Jacobsen.

Dicho film forma parte de la categoría experimental y cuenta con la presencia de la actriz chilena Daniel Vega. Con su magnetismo, elegancia y sensualidad, Vega nos guía en una experiencia cósmica donde diferentes formas de vida se funden entre sí para mostrarnos una realidad intangible pero posible.

La intérprete es la emperatriz de un mundo en el que seres divinos y sofisticados cuentan con una naturaleza terrenal. La eroticidad de sus cuerpos, gestos y miradas los delatan. Pero, además, son una invitación al espectador, ya que nosotros, criaturas al otro lado del espejo, también formamos parte de esa totalidad.

El concepto está bien logrado gracias a la exploración de variados recursos. Desde la edición, que se vale de la superposición de imágenes para enriquecer los estilismos realizados por Esteban Pomar (quien también se encargó de la dirección de arte); pasando por los peinados diseñados por Maria Paz Urra y Niki Ossandón (en su mayoría elaborados con la técnica del wet style); hasta el maquillaje de Carla Gasic, quien no perdió la naturalidad de los rostros pero sí resaltó su belleza con acabados brillantes. Por otra parte, también hay que mencionar el acertado diseño tipográfico que presenta el film (realizado por el mismo Jacobsen), y la música de Enya de la Jara que, sin dudas, acompaña y redimensiona el viaje sensorial del director.

«Edén» es una experiencia hipnotizante que comprueba la innegable relación entre la moda y el arte. Una sinergia capaz de invitarnos a soñar y agudizar nuestras miradas en busca de nuevos universos.