En la última quincena de julio se jugaron tres torneos en distintos lugares del mundo.

En Hamburgo se disputó el torneo más importante, el ATP 500, y por segundo año consecutivo Nikoloz Basilhasvili se alzó con el trofeo al vencer 7-5, 4-6 y 6-3 a Andrey Rublev en dos horas y siete minutos para levantar el tercer trofeo de su carrera. El georgiano derrotó en semifinales al alemán Alex Zverev por 6-4, 4-6 y 7-6. Por el lado de Rublev, eliminó en cuartos al mejor preclasificado del torneo, Dominic Thiem, por 7-6 y 7-6. El ruso sube 29 lugares hasta el número 49 en el ranking ATP. Es la primera vez que ocupa una posición dentro del Top 50 desde el 9 de septiembre del año pasado.

En este ATP estuvieron Leonardo Mayer, que cayó en la primera ronda contra Rudolf Molleker 7-6 y 6-4, y Federico Delbonis y Juan Ignacio Londero, quienes perdieron en los octavos de final ante Alex Zverev y el campeón del torneo, respectivamente.

El otro torneo que se jugó en arcilla fue el ATP 250 de Gstaad, en Suiza. Albert Ramos se proclamó campeón al superar al alemán Cedrik-Marcel Stebe por 6-3 y 6-2 tras una hora y 21 minutos. El español, que había perdido sus últimas cuatro finales, logró el segundo título de su carrera, ambos sobre polvo de ladrillo. Ramos ganó la copa en Gstaad sin dejar un set por el camino, algo que nunca había logrado en su carrera. No hubo argentinos en el cuadro principal.

El último título de la semana se celebró en Atlanta, Estados Unidos, sobre cancha dura. Alex De Miñaur se convirtió en el finalista más joven en la historia del torneo y derrotó 6-3 y 7-6 (2) al estadounidense Taylor Fritz en una hora y 17 minutos. El australiano es el jugador más joven con múltiples títulos en este 2019 (ganó su primera corona ATP a principios de año en Sídney). Otro punto a destacar es que De Miñaur no enfrentó break points en todo el torneo, ingresando al selecto grupo de tan solo dos jugadores que pudieron ser campeones sin enfrentar oportunidades de ruptura: Tommy Haas en Memphis 2007 y John Isner en Newport 2017. Además, esta campaña le permite regresar al Top 25 del ranking, al subir nueve posiciones y ascender hasta el tercer escalafón en la carrera al Next Gen ATP Finals que se celebrará en Milán y que jugarán los siete mejores Sub-21 del 2019. Acá ningún tenista argentino vio acción en el cuadro principal.

Deja una respuesta