Lo volvieron a hacer y fue un 10 de diciembre del año 2007. Tal vez sea la banda más grande de rock de todos los tiempos, o tal vez no, pero a quién le importa ponerlos en una categoría, si una vez más, demostraron que nada les importa, que están más allá de todo. Se ve en sus caras, relajadas, llenas de felicidad y emoción (mucho más evidente en el baterista).

El lunes 19 vuelven a estar en todas las disquerías y, una vez más, los amantes del rock vamos a estar ahí para tener ese encuentro inolvidable. Ya no importa que hayan pasado cinco años desde ese día de celebración, allá en Londres en el O2 Arena. Qué importa, si durante ese concierto lo volvieron a hacer, demostraron (a esta altura puede sonar irrisorio que tengan que demostrar algo) que son los más grandes y que, como tales, no les pesa en absoluto serlo, pero ahora desde lo cronológico.

El guitarrista que vemos es un jovato que pareciera ser el dueño de una multinacional (con camisa y chaleco) que despunta el vicio de las seis cuerdas (y por un momento más) con amigos. Una especie de Bilbo Baggins superstar. Y ese viejo no es ni más ni menos que Jimmy Page. Ay, qué sería de este género musical sin “Stairway to Heaven”. Y qué será de tu vida después de disfrutar en este recital de “Kashmir”. Robert Plant definitivamente hizo un pacto con el diablo, y este le conserva el carisma, la onda, la voz (seamos generosos) y todo lo que necesita un frontman como él, un sexagenario… no, mejor lo definimos como sesentón. Tanto como John Paul Jones, que deja que toda su expresión pase por sus manos cuando toca el bajo o el teclado, porque apenas si le vemos alguna sonrisa, aunque se nota que este reencuentro está lleno de alegría: la de ellos y la nuestra.

Ahora pasemos al detalle que hace que “Celebration Day” tenga una mística única y vuelva al concierto tan especial. Todos sabemos que el mejor baterista de la historia del rock fue John Bonham. Indiscutible. Bueno, su hijo Jason toma la posta en este disco y hace que lo extrañemos mucho, pero no porque el “pibe” no esté al nivel, sino todo lo contrario: musicalmente es impecable (si hasta hace coros), pero ver al “hijo de” emociona, es un golpe bajo continuo. Y está bien, porque si esos cuatro tipos grandes se emocionan, qué nos queda a nosotros, simples mortales.

Y como simples mortales, no alcanzan descripciones para el repertorio que compone el disco. Hay que verlo y escucharlo. Lo volvieron a hacer, ya no alcanza con tener “Mothership”. Si hay un concierto que hay que sumar a la videoteca este año, ese es el grabado en vivo en el O2 Arena de Londres en el año 2007, ese tiene que ser “Celebration Day”.


Lista de temas:

1. Good Times Bad Times

2. Ramble On

3. Black Dog

4. In My Time of Dying

5. For Your Life

6. Trampled Under Foot

7. Nobody’s Fault But Mine

8. No Quarter

9. Since I’ve Been Loving You

10. Dazed And Confused

11. Stairway To Heaven

12. The Song Remains The Same

13. Misty Mountain Hop

14. Kashmir

15. Whole Lotta Love

16. Rock And Roll

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.