Chile, luego de una lucha extendida por años y años, tendrá garantizado que el sistema educativo sea gratuito.
El Congreso sancionó este lunes la reforma para establecer los cambios postergados a un régimen formalizado durante la última dictadura militar en el país trasandino, que recién finalizó en el año 1990 y que aún encuentra divisiones sociales en relación a las posturas a favor y en contra del golpe de Estado que encabezó Augusto Pinochet en 1973 (es decir, mucho más abiertamente notorias que en nuestro país).
De esta manera, se termina con el financiamiento compartido (copago) en los colegios que perciben recursos y subsidios por parte del Estado y se oficializa el «proyecto de inclusión escolar» que el gobierno actual de Michelle Bachelet asimiló de la lucha de los estudiantes que pusieron en agenda y mostraron al mundo entero la situación para quienes los recursos económicos no les permitía acceder a la educación.
Por eso, con la nueva normativa que entrará en vigencia, las fundaciones y corporaciones financiadas con fondos públicos no van a poder exigir cuotas mensuales ni seleccionar a sus alumnos (excepto liceos de excelencia o artísticos). «Aquí lo que se acabó fue un conjunto de bases ilegítimas dispuestas en dictadura, hoy hemos recuperado la tradición histórica de Chile y las mejores prácticas del resto del mundo, hoy el sistema educativo se ha legitimado en democracia, y eso es un paso fundamental en el desarrollo del país», declaró Nicolás Eyzaguirre, ministro de Educación.
Además, el secretario general de Gobierno, Álvaro Elizalde, detalló que «esta iniciativa consagra la gratuidad de la educación particular subvencionada así, por ejemplo, entre los años 2016 y 2018 más de 730 mil estudiantes, cuyas familias hoy deben realizar un copago, van a acceder a educación gratuita, porque el aporte de las familias será remplazado por aporte del Estado».
Finalmente, los pasos a seguir en materia de reforma educativa incluyen la Política Nacional Docente, Nueva Educación Pública y Regulación y Gratuidad de la Educación Superior. El cambio está en marcha.