A partir de la convocatoria del Ministerio de Cultura de la Nación a través de la Secretaría de Desarrollo Cultural, las entidades, sindicatos y empresas representativas del Sector de Exhibición Cinematográfica consensuaron un Protocolo General para reanudar la actividad de las salas de cine, una actividad paralizada desde marzo del pasado 2020. Ahora resta que cada jurisdicción solicite el permiso correspondiente a Jefatura de Gabinete que dispondrá, de acuerdo a la fase epidemiologia y a las necesidades sanitarias, para eximir dicha actividad de la disposición que la restringe.

El protocolo

Las medidas establecidas se elaboraron a partir de la información disponible en materia de COVID-19, con base en lo que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Ministerio de Salud y la Superintendencia de Riesgos del Trabajo dependiente del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación. Rigen para todas las salas del territorio argentino habilitadas por el INCAA y pueden ser modificadas o ampliadas según la emergencia sanitaria lo demande. Las empresas que participaron en la confección del documento son la Cámara Argentina de Exhibidores Multipantalla (CAEM), Federación Argentina de Exhibidores Cinematográficos (FADEC), Cinemark-Hoyts, NAI International II Inc. (sucursal Argentina), Cines Multiplex, CCA Cinemacenter (Circuito Cines Argentinos), Cines del Paseo, Cines Paseo Aldrey, Atlas Cines, Cinema Adrogué, Cinema City, Cinema La Plata, Cinépolis, Cinema Devoto y el Sindicato de Trabajadores del Espectáculo y Afines (SUTEP).

El protocolo indica que en las salas de cine los distintos grupos de espectadores no interactúan y que, además, permanecen en silencio y que, adicionalmente, los cines cuentan en general con equipamiento y/o instalaciones que contribuyen a la renovación y ventilación del aire. Igualmente, el desarrollo de la actividad será con aforo limitado, el cual inicialmente no podrá superar el 50% de la capacidad de cada sala o lo que determine cada autoridad jurisdiccional competente. La posibilidad de incremento de este aforo dependerá
de las condiciones epidemiológicas en las que se encuentre cada jurisdicción y conforme lo determine la autoridad sanitaria nacional, provincial y/o municipal.

Medidas y burbujas de recreación

Entre las medidas, el uso de barbijo será obligatorio pudiendo quitárselo solo para ingerir alimentos o bebidas, y deberá volver a colocarlo después. Las salas serán higienizadas y sanitizadas adecuadamente antes y después de cada función.

Además, se establece dentro de cada una de las salas de cine la ocupación de «burbujas sociales de recreación». ¿Qué son? Estos son espacios compartidos de proximidad entre personas que concurren conjuntamente al establecimiento entre grupos de personas no vinculadas. Las «burbujas sociales de recreación» no podrán ser superiores a 6 personas y estarán conformadas por butacas contiguas. La distancia entre butacas ocupadas deberá ser de 1,5 metros a 2 metros, como mínimo. Esto puede realizarse con un esquema de ocupación donde por cada butaca ocupada o butacas ocupadas por la burbuja social deberán dejarse 2 butacas libres a los lados de cada burbuja. También deberán estar libres las butacas que se encuentren inmediatamente adelante e inmediatamente detrás de cada butaca ocupada.

En cuanto a los horarios de las funciones, cada complejo o sala cinematográfica deberá establecer un cronograma, en función de su programación e instalaciones preexistentes, que minimice la congestión de público asistente al ingreso y egreso de las funciones, así como también que contemple lapsos de tiempo suficientes para que el personal pueda llevar a cabo la adecuada limpieza. Las puertas de las mismas (tanto de ingreso como de salida de emergencia) se mantendrán abiertas durante al menos 10 minutos entre función y
función.

Capacitación y prevención

La información respecto de recomendaciones e indicaciones correspondientes a las medidas de distanciamiento social, la adecuada higiene de manos, la apropiada higiene respiratoria y las recomendaciones ante la presencia de síntomas sospechosos de COVID-19 estará expuesta de manera visible en distintos sectores del complejo cinematográfico y adicionalmente en la web o canales de comunicación de cada empresa exhibidora. Será obligatoria la capacitación a todo el personal dependiente, en la que se explique en qué consiste la enfermedad COVID-19, sus formas de transmisión, síntomas, medidas de prevención, medidas de manejo con el público asistente y correcto uso de insumos y elementos de protección personal.

Entre otras cuestiones específicas, deberán incentivar en el público asistente el uso de medios digitales de compra y pago tanto para las entradas como para los productos comestibles a fin de minimizar la manipulación de dinero. Se deberá tener en cuenta espacios disponibles para la espera. Hacia el final del documento, indica cómo serán los protocolos a llevar a cabo para el desempeño laboral de los trabajadores y trabajadoras de los complejos y salas. Podés encontrar el texto completo acá.