Ya pintaba difícil la serie por semifinales en el Parque Roca: afuera Nalbandian, aunque este no sea el mejor año del cordobés. Casi afuera Del Potro, que recién se sumó a mitad de semana al equipo. Lo único seguro es que estaban Juan Mónaco; Carlos Berlocq, con mayor experiencia en torneos menores como los Challengers; y Eduardo Schwank, con más horas de dobles que de singles.

Mano a Mano el viernes

Foto: Fernando Gens/Télam.

Del Potro, actual n°6 del ranking mundial, dijo antes del partido que tenía recomendación médica para reposar 15 días. Sin embargo las ganas pudieron más y se presentó ante el veterano Radek Stepanek.

El primer set fue muy parejo, Delpo no pudo aprovechar el break point en el séptimo game. Según los especialistas, este es el momento clave del partido para quebrar el saque del rival. Del Potro recibió un saque para devolver de revés, pero se corrió para tirar un drive invertido y lamentablemente la pelota se fue ancha. Stepanek estará viejo, pero tiene una gran experiencia y en un momento donde tenía que salir a buscar el game, metió un saque y red como en sus mejores épocas en el circuito. Luego, el turno de sacar desde la izquierda, mover a Del Potro y pelota del argentino en la red. República Checa estaba 4 a 3 y venía a sacar el argentino.

Uno de los momentos más tensos del partido se vivió en el parque Roca cuando el checo tuvo cuatro oportunidades de quebrarle el servicio a Del Potro. En la primera, el tandilense jugó un segundo saque sobre la línea, con intención de tirarla a la T, toda una sorpresa. Luego, falló desde el fondo con pelotas en la red y quedando otras tres veces con peligro de perder el servicio. Stepanek no aprovechó esas chances y dejó mucho en la red. Menos mal, porque ceder el saque al rival y dejarle todo servido en 5-3 es casi entregar el set. La molestia en la muñeca izquierda pareció haberse esfumado, aunque sea por un momento y el revés de Juan Martín Del Potro apareció cuando Argentina más lo necesitaba. Drive para mover al rival y forzar una situación favorable. De todas maneras, el checo quiso cerrar el punto con un winner de drive por la paralela, pelota en la red y a cobrar para Argentina, que salía de un momento difícil. Iban 54 minutos, 4 iguales y cuatro alertas para que Del Potro no se descuide.

El argentino devolvía saques del checo, que estuvo muy flojo de fondo e intentaba apurar en la red. El argentino tenía triple chance para quebrar. El checo sacó, se fue a la red, pero una buena devolución cruzada de revés a la altura de los pies lo descolocó, erró en su intento y Del Potro quedó 5-4. La Argentina sacó para quedarse con el set, mucho riesgo con el servicio y un drive plano sobre la paralela para quedarse con el primer parcial.

En el segundo set el argentino cedió por primera vez el saque en el partido. Quiebre de República Checa, que venía a sacar 3-1. Pero Del Potro se recuperó rápido, Stepanek sacó 15-40 y el n°1 del equipo de Jaite apuró con un drive sobre el cuerpo del visitante, que la tiró a cualquier lado y 2-3 para Argentina. Ahí vino la recuperación para Juan Martín, que mantuvo y quebró para quedar 4-3 arriba. El argentino logró conservar su juego y el checo sacaba en desventaja. Finalmente, Stepanek se quedó con el game y en el descanso entraron para ver el partido David Nalbandian y José Acasuso, actualmente retirado. Finalmente, Del Potro sacó, ganó su game tras un primer saque fuerte, que obligó a una devolución floja de Stepanek. A Delpo le quedó una pelota floja, no dudó en fusilar con un drive cruzado y 6-4.

Del Potro ganó el 83% de los puntos jugados con el primer saque, aunque haya logrado solo un 52% de primeros servicios. Del lado de República Checa hubo 21 errores no forzados, solamente el 55% de los puntos ganados con el primer saque.  Además, el local aprovechó las dos chances de quiebre, y Stepanek se quedó una vez con el servicio del argentino. Sólo quedaba un set para quedarse con el triunfo y el primer punto de la serie para Argentina.

Foto: AP.

En el tercer set, Del Potro sacaba 0-1 y Stepanek tuvo un breakpoint que el argentino logró esquivar después de mandar con el drive ante un rival que verdaderamente devolvía todo. Luego, se recuperó definiendo con un passing de drive ante la subida de Stepanek y un saque ganador. Todo nivelado en lo que iba a ser el último set. Del Potro se mostró más movedizo,  el checo jugó otra vez al saque y volea, pero no pudo pasar la bola y Argentina venía a sacar 2-1 arriba. Mantuvo el saque y confirmaba el quiebre a favor. Pero no iba a ser la única vez que Del Potro iba a ampliar la ventaja, porque en el quinto game volvió a dar una muestra de solidez y se quedó nuevamente con el saque de Stepanek. El argentino sacaba 4-1 y todo iba encaminado. Ganó su juego sin mayores inconvenientes y el checo confirmaba su saque. El tandilense sacó para partido y definió el último set tras un error de Stepanek, que quiso tirar un revés ancho por la paralela.

Fue un 6-2 contundente, fue el primer punto de la serie. Delpo ganó en sets corridos por 6-4, 6-4 y 6-2 y lloró al final del partido, y dijo que jugó por la gente. Hasta ahí todo como se esperaba, el top ten le daba la ventaja por 1 a 0 al equipo argentino. Un triunfo, pero nadie imaginaba que estábamos frente al comienzo del fin de la ilusión.

En el segundo punto de la serie, Juan Mónaco salió con su camiseta de selección argentina de fútbol ante Tomas Berdych, el séptimo mejor tenista del mundo que venía de eliminar a Roger Federer del US Open.

Desde el arranque, se lo pudo ver algo ansioso a Pico, que perdió rápidamente su saque, Berdych se puso 2-0 con el saque. Mónaco pudo recuperarse, aprovechó la segunda oportunidad de quiebre y venía a sacar 1-2. Por momentos, estuvo muy ansioso, apurado para cerrar puntos. Un revés largo le dio la posibilidad a Berdych de quebrar y no la desaprovechó. Fue así como el checo estiró la ventaja por 3-1. El resto del desarrollo pasó por el rival de Pico, con saques efectivos, drives contundentes y mucha confianza en sus golpes. Mónaco estuvo impreciso en momentos claves de los games y Berdych supo aprovechar esas falencias. Le volvió a quebrar a Pico, sacado, tapándose la cara con una toalla y gritándose “¿qué te pasa, boludo?”. El checo tenía el saque y un 5-1 a su favor. Así lo cerró, levantando un 0-30 con un buen saque abierto y trabajando desde el fondo de la cancha cambiando rápido la dirección de sus tiros y aprovechándose de los errores de Pico.

Terrible 6-1 para quedarse con el primer set. Mónaco ganó solo el 30% de los puntos jugados con su primer saque, cometió 17 errores no forzados y pudo aprovechar solamente un break point de los dos que tuvo. Además, tuvo un 42% de primer saque. Por el otro lado, Berdych ganó el 69% de los puntos jugados con el primer servicio, quebró 3 veces en 6 oportunidades y logró 6 tiros ganadores. El checo fue claramente superior a Pico.

En el segundo set, Mónaco salió a buscar a su rival. Ganó el primer juego y quebró el servicio del checo, que se repuso gracias a su drive y se recuperaba. Venía a sacar 1-2. Berdych no tuvo el mejor arranque, pero se hizo fuerte con la derecha y empezó a dominar la acción, más allá de que Mónaco tenía la ventaja en el marcador. 2 iguales y Pico con el saque, lo ganó en 0 y pasó a ganar 3 a 2. Siguió con su buena producción, aprovechó un drive de Berdych en la red y concretó el quiebre en su tercera oportunidad. Ya era 4-2, otro arranque muy distinto al primer set y con la gente jugando su partido desde las tribunas.

Foto: DyN.

El aliento bajaba al court, había que llegar al sábado con la posibilidad de liquidar la serie. De un 30-0, Pico quedó 30-40 y Berdych no falló con un drive para pasarlo en la red. Berdych sacaba 3-4, pero Mónaco generaba una nueva chance para quebrar después de mover a su rival de punta a punta desde el fondo y definió con una volea. Era uno de los mejores momentos del argentino. Y ese trabajo valió la pena. El checo dejó la bola en la red con un revés paralelo y Pico pedía a la gente que no pare de bancar la dura parada en el Parque Roca. Berdych se recuperó, no dejó a Mónaco cerrar el set y sacó 4-5. De todas maneras, el checo tampoco pudo mantener el servicio y el segundo parcial quedó para Argentina. La reacción fue enorme, con Pico a los gritos, cara roja con vena marcada en la frente y Maradona fuera de quicio en la tribuna.

Las estadísticas del segundo set marcaron que Mónaco tuvo un 59% de primeros saques, ganó el 41% con su primer servicio y concretó 4 quiebres en 7 oportunidades. Además, tuvo 7 tiros ganadores, ganó 4 de 6 en la red y tuvo 12 errores no forzados contra 18 de su rival. A pesar de haber perdido el set, Berdych tuvo un 100% de efectividad en los quiebres en tres oportunidades.

En el tercer parcial, Mónaco tuvo su mejor versión, ganó por 6-1. Pico mostró un juego sólido, con devoluciones profundas contra un Berdych que sentía el ser visitante. Berdych sacaba 30-15 en el 1 iguales, pero Mónaco forzó chances de quiebre y definió con un drive cruzado para venir a sacar 3-1 arriba. Pico mantuvo, volvió a quebrarle al checo y confirmó que estaba para ganar el partido, suelto de drive y constante, pasando la mayor cantidad de pelotas posibles y sin dar ni una por vencida. Tuvo 81% de primeros saques, ganó el 82% de los puntos jugados con el primer servicio y quebró el saque de su rival en las dos ocasiones que se le presentaron. Tan solo hubo 6 errores no forzados para el argentino contra 17 de su rival. Pero esto era al mejor de cinco sets. La historia seguía.

El cuarto set mostró a Mónaco yendo por todo y que, cuando tuvo que definir, se quedó sin nada. Quebró en el 1 iguales y confirmó después con su servicio. Hasta ahí el cuarto parcial estaba 3-1 para el argentino, pero sacaba el checo. Un passing bárbaro de revés confirmó que no estaba entregado. Mónaco tenía la ventaja 3-2, ganó su game y Berdych estaba 2-4 y achicó la distancia a un game. El argentino sacó en un momento crucial, el partido entraba en zona de definición. Alguna bola errada con un marcazo, los nervios, esas vuvuzelas insoportables de la hinchada checa. Todo se presentaba ya con una gran sombra que cubría el court del Parque Roca y vaya uno a saber qué pasaba por la cabeza de Pico. Increíblemente, Berdych logró poner en jaque al argentino, dominó desde el fondo y mandó con su drive, como en todo el partido. Así quebró y se puso 4 iguales. Pico peleó el game, pero lo perdió con una volea cruzada en la red que tocó la faja y lo que nadie pensaba: Berdych quedaba 5-4 y sacaba el argentino en desventaja. Todo cambió en 10 minutos. Mónaco perdió su saque en 0 y la historia pasó a ser otra. El cuarto set fue para República Checa. La recuperación de Berdych fue total y la caída de Pico también.

Último y triste capítulo

El checo quebró de entrada, confirmó, volvió a quebrarle a Mónaco, ganó nuevamente su servicio. La historia estaba 4 a 0 para el equipo europeo. Berdych perdió su servicio y Pico sacaba 1-4, remando bien desde abajo. Aunque la historia estaba complicadísima, el tandilense no se daba por vencido. Berdych sacó 4-2, ganó su servicio con un saque abierto, un ace inalcanzable. Pico estaba con el agua al cuello, obligado a mantener su servicio. Así fue, quedó 5-3 para ganar el checo el partido con su saque, pero Mónaco se jugó el todo por el todo, con un nivel impresionante y lo quebró en 0.

Todo el Parque Roca esperaba una definición larga, pero nada de eso pasó. Sorprendentemente, el argentino no pudo mantener en el último game del partido, vino a sacar con pelotas nuevas y lo perdió en 0. Revés paralelo del checo, Pico quiere devolver algo imposible y adiós a la ilusión.

Fue 1-6, 6-4, 6-1, 4-6 y 4-6 para Berdych. La serie 1 iguales. Probablemente Mónaco nunca olvide ese viernes, donde estuvo a un paso de darle el 2-0 a Argentina, pero la realidad indica que en el cuarto set tuvo todo para definirlo y no lo hizo. Dejó pasar la chance y lo terminó pagando carísimo.

El viernes terminó igualado, pero nadie imaginaba que se trataba del comienzo del fin.

El sábado era la clave

Foto: AP.

El dobles de Berlocq y Shwank no pudo ante la potencia de Berdych y los saques y voleas de Stepanek. Argentina perdió 3-6,  4-6 y 3-6. El viernes había terminado en un punto por lado, pero no se pudo quedar el sábado con punto a favor para liquidar la serie el domingo.

Todo venía igualado en un juego por lado. El tercer game del partido fue larguísimo y República Checa tuvo siete chances para quebrar el saque de Berlocq. La pareja argentina no se entregó, peleó punto por punto y le faltó definirlo. Finalmente, Berdych devolvió de drive por debajo de la línea de la red y el jugador de Chascomús no pudo concretar. Tanto pelear y quedarse con las manos vacías puede ser frustrante, pero los dobles de Davis son largos y nada estaba dicho.

Berdych es un jugador muy potente, con drives y smashes dificilísimos de devolver. Tenerlo en frente y que saque 2-1, quiebre arriba, no es nada fácil. Pero la dupla argentina se sacaba de encima puntos complicados con winners. La realidad es que tener a un top ten enfrente es muy difícil, son eficientes hasta en los segundos saques. Hubo mucho oficio de Berlocq, un jugador criado en challengers y que sabe lo que es pelear pelota por pelota y el esfuerzo constante. Así, se llegó a la primera chance de quiebre del lado argentino, pero los checos son maestros apretando en la red y los globos de Schwank se iban largos. La ecuación del equipo europeo era saque fuerte, sacar ángulo para la devolución argentina y definir con una volea bien sólida. El game se resolvió con un saque fuertísimo de Berdych y a otra historia: Argentina 3-1 abajo.

Schwank mantuvo su servicio a pesar de haber arrancado abajo. El trabajo de la dupla argentina era bueno, digno, pero los checos eran constantes y no aflojaban. Iban 48 minutos y se jugaba el sexto game. Todos los juegos de saque fueron larguísimos, sobre todo los primeros del set inicial. Stepanek mantuvo y Berlocq sacaba 2-4 y mantenía. Entonces, la diferencia era de un game, pero el quiebre a favor del rival. Argentina tenía que remar desde abajo.

República Checa se quedó con el primer set tras quebrar el saque de Eduardo Schwank, con una devolución paralela impresionante de Berdych. Era el primer paso hacia la victoria de los europeos, que ganaron el primer parcial por 6-3.

Argentina podría haberse rendido, pero quebró en cero el saque de Stepanek tras un drive angulado de Schwank que Berdych no pudo alcanzar. Cuando se le juega “a los cordones”, “a las zapatillas”, a un jugador que mide 1,96 cm…

La historia se daba vuelta y ahora Schwank sacaba 1-0 en el segundo parcial. Estrategia, charla entre los argentinos, juego coordinado y ambos apurando en la red. Pero una vez más se encontraron con dos jugadores que en dobles la rompen y aprovecharon la primer chance de quiebre que tuvieron. Berdych sacó y lo dio vuelta.

Berlocq sacaba 0-40 cuando Argentina estaba 1-2 abajo. Los europeos tenían su décima chance de quiebre en el partido y se quedaron por cuarta vez con el servicio del jugador de Chascomús. Luego mantuvieron y Schwank sacaba 1-4. Doble punto de quiebre para el rival. Cualquiera se entrega, pero si hay algo que caracteriza a un argentino en el circuito es el corazón que le pone a la situación adversa. Así las cosas, la dupla Berlocq-Shwank luchaba. Estando 2-5, Charly despachó rápido el game tras un fierrazo de Berdych que se fue muy cerca de la línea de fondo. Stepanek tenía todo para que República Checa se quede con el segundo set, pero el corazón mandó y Argentina quebró para mantener viva la ilusión. El drive paralelo de Schwank venció al checo de 33 años y había un respiro, ordenar y dar de nuevo. Abajo, si, pero con la misma actitud de siempre, yendo a buscarlos a la yugular si era necesario.

Sobre el final del segundo set, Schwank sacó 4-5. Pero República Checa llegó a su 15° chance de quiebre en el partido y concretó la 5° para quedarse con el 2° set por 6-4.

Foto: Fernando Gens/Télam.

El tercer parcial arrancó bien para la visita, se mantuvo en el inicio y con chance de quiebre, la 16° del partido, la sexta acertada. Esta fue una de las claves, la cantidad de quiebres que generaron los checos, a pesar de que gran parte fueron en el tercer game del encuentro. Stepanek venía a sacar en un game parejo, Argentina pudo quebrar, pero Berdych se lució con una volea recta y contundente. Luego, Schwank intentó pasar a Stepanek con un drive/globo pero no tuvo suerte. Rápidamente, el rival estaba 3-0.

Schwank no se entregaba, y Berlocq tampoco. El jugador de Roldán descontaba y Berdych sacaba 3-1. Jaite daba aliento: “Vamos chicos, vamos Gordo, vamos Charly, vamos, vamos”. En esto destaco el ánimo del capitán a los jugadores. Sí, llegaron a estar 2-5 abajo y por más aliento que te den, a veces chocás con la realidad, que el otro es mejor, que vos tuviste buenas ideas pero no se concretaron, etc. La cabeza de un tenista es muy compleja. Además, la idea que te cruza la cabeza de tener a 14 mil personas gritando que hay que ganar cuando está todo complicadísimo.

Schwank ganó su saque y Berdych venía al servicio para darle el segundo punto a la visita. Argentina encontraba un break point en medio de la resignación. El top ten sacó abierto, Berlocq devolvió como pudo, alto y Stepanek remató de Smash. Adiós a esa chance. El lungo volvió a sacar abierto a Schwank, que devolvió de drive y lo complicó. Muy cambiante este game. República Checa se sacó la amenaza de quiebre con formación australiana, devolución que interceptó Stepanek y a cobrar. Un revés invertido del jugador de Roldán se iba ancho y match point para la visita. Berlocq devolvió bajo, volea del veterano y globo que no pudo conectar. Luego Berdych se lució de volea y con un smash por el medio de la cancha.

Segundo match point, devolución de Berlocq a la tribuna. Argentina perdió 3-6, 4-6 y 3-6. Así fue, así se perdió un punto clave, así Argentina se empezaba a resignar.

El domingo se terminó todo

Del Potro dijo que no podía jugar por la lesión que arrastraba. Berlocq iba a ser el encargado de enfrentar a un Tomas Berdych intratable. Charly no pudo, el checo fue demasiado y se impuso 3-6, 3-6 y 4-6.

El partido empezó parejo, sin chances de quiebre por lado. La primera llegó en el 3-4, cuando sacaba Berlocq. Cara a cara en la red, Berdych había buscado un drop y definió corto y cruzado ante la cara del argentino. Luego, Charly apuraba con su drive, jugando a mover a su rival en el fondo, de punta a punta. El checo buscaba el revés del jugador de Chascomús, que la tiraba larga y 15-30. Se venía un momento complicado en el primer set. El checo subía a la red, Berlocq lo quería pasar con un globo de revés que se iba ancho. Doble break point para la visita y el argentino hacía una doble falta. Todo servido, pero Berdych estuvo en apuros cuando dejó un drive paralelo en la red y Argentina tenía dos chances para recuperar el servicio perdido. Pero el checo mandaba con su drive, subió a la red y se sacaba el primero. El segundo lo hizo de la misma manera, jugando con su derecha, dejando a Charly a contrapierna y sin chances de devolver. Un ace a la T lo dejó set point a favor. El segundo saque fue abierto y Berlocq se la jugó con un revés paralelo que se fue ancho. Así la visita quedaba 6-3 en el primero.

Juan Martín del Potro veía desde afuera el partido que tendría que haber jugado. Pero si no estaba en condiciones, lo mejor era no presentarse.

Berlocq tuvo la oportunidad de quebrarle a Berdych en el segundo game, mientras estaba 1-0 arriba, pero un revés paralelo le dijo que no al argentino. El checo dominaba el juego con saques, drives y voleas en la red. Las derechas del europeo iban al revés de Berlocq para abrirlo y definir con el resto del court libre. Así equilibró y el segundo set estaba 1-1 . Pero Berdych puso en jaque rápidamente a Berlocq, que estaba 0-40. El jugador de Chascomús salvó el primero, jugó bien el segundo, subió a la red y se encontró con un passing cruzado de slice, cosa atípica en el juego, pero que vale.

República Checa estaba 2-1 arriba con el saque, mantenía y estiraba la ventaja sobre el argentino, que conservaba su servicio. Las cosas estaban 3-2 a favor de Berdych, que sacaba quiebre arriba. En el 30 iguales, Charly jugó un punto perfecto, apurando de drive por la paralela y cerrando con una volea cruzada que picó mal, golpe en el pecho, poniendo el corazón, no se iba a rendir. Así logró el break point en el game, pero encontró una pelota muy encimada que pegó de drive y que terminó en la red. Luego, un drive ancho de Berdych le dio otro break point a Charly, pero su derecha se fue larga. El checo volvió a dominar con el drive y se ponía 4-2, pero el saque era del argentino.

Berlocq mantuvo, pero Berdych ganaba su juego sin problemas y otra vez a remar con el servicio, pero 5-3 abajo. El europeo lo quebró en la segunda oportunidad nuevamente con un drive a la línea, cruzado, y segundo set adentro: 6-3 de nuevo y Argentina estaba cada vez más lejos de forzar una definición en el quinto punto. Berdych ya tenía 3 quiebres en 4 oportunidades. Hasta el momento, el argentino no había conseguido quiebres en el partido.

Berdych pasó al frente 3-1, quebrándole a Berlocq, que había sacado 15-40. El europeo sacaba quiebre arriba y Charly seguía sin conseguir breaks. Seguía generando y esta vez lo ponía 0-40 a su rival. El checo igualaba, el argentino volvía a ponerlo en jaque, por eso seguramente el jugador de Chascomús soñará con esos drives paralelos. La visita ganó el game y Berlocq la tenía cada vez más complicada, con un 1-4 difícil de remontar.

Berlocq remó desde abajo, mantuvo y Berdych estaba cada vez más cerca de liquidar la serie al sacar 4-2. Pero el argentino logró quebrar por primera vez en el partido. Lamentablemente era algo tarde, pero nada estaba dicho y venía a sacar 3-4, con todo el parque Roca saltando y gritando, alentando a pesar de estar abajo casi todo el partido. Charly quedó 40-30 después de uno de los mejores puntos del partido: volea de revés desde mitad del court, el checo apuró por el lado del drive del argentino que conectó un passing cruzado que levantó al estadio cual gol de la Selección. Pero el checo volvió a jugar winners desde el fondo y volvió a generar chances de quiebre que fueron salvadas por el jugador de Chascomús. Luego, el argentino se recuperó peleando cada pelota como la última y Berdych subió a la red, dejó la bola en la faja y la historia estaba igualada en 4 games por lado.

Sacaba Berdych, pero Berlocq lo ponía 15-40, y fue a buscar el partido. Solo concretó un quiebre en 12 oportunidades, generó las chances, pero no supo definir en los momentos importantes. El saque del checo volvió a dictar los destinos del partido, un revés paralelo lo sacaba del peligro y una pelota de Berlocq quedó en la red y venía a sacar 4-5. Zona de definición, momento difícil, donde no hay margen de error.

Berlocq estaba triple match point abajo. Levantó el primero tras un error de Berdych, que dejó un drive en la red. Segundo saque de 15-40, momento difícil si los hay. Saque abierto con kick, pica y se abre, pero el checo definió cruzado con un drive inalcanzable y adiós al sueño.  Fue 3-6, 3-6 y 4-6 para Berdych, la gran figura de la serie.

El quinto punto se jugó por compromiso. Juan Mónaco le ganó a Ivo Minar por 6-3 y 7-6(2). Así la serie quedó 3 a 2 a favor de los checos.

Argentina se quedó por sexta vez en la puerta de la definición de la Copa, esa misma que aún no pudo ganar. Además, con la derrota ante los checos, se perdió el invicto en el Parque Roca. Otra Davis que pasa por nuestros ojos y nos seguimos quedando con las ganas.

¿Qué se viene?

Foto: Sergio Llamera.

Argentina recibirá a Alemania entre el 1° y el 3 de febrero de 2013 en Parque Roca. República Checa y España definirán al campeón de la Davis 2012 entre el 16 y el 18 de noviembre. Los checos serán locales y una de las sedes sería Praga u Ostrava.

¡ Basta de polémicas !

Si Del Potro no quería jugar, si peloteaba con un sparring en un lugar distinto donde entrenaban sus compañeros, si Zabaleta es quien lo convence para estar en la Davis, si no se banca a Jaite por ser el entrenador de Nalbandian en 2008, cuando la final se jugó en Mar del Plata en medio de una fuerte polémica por la sede, será todo para que pruebe un periodismo pedorro que desde .cero no vamos a generar. Este es un canal para que puedan disfrutar de contenidos y no para pudrirle la cabeza a la gente con peleas incomprobables.

Los rumores, que los dice “la gente” no tienen ninguna entidad. Los hechos marcan que Del Potro jugó su primer punto. Si estaba lesionado, lo mejor era que no juegue.

Resultados

Juan Martín del Potro (ARG) a Radek Stepanek (RCH) 6-4, 6-4 y 6-2

Tomas Berdych (RCH) a Juan Monaco (ARG) 6-1, 4-6, 1-6, 6-4 y 6-4

Tomas Berdych/Radek Stepanek (RCH) a Carlos Berlocq/Eduardo Schwank (ARG) 6-3, 6-4 y 6-3

Tomas Berdych (RCH) a Carlos Berlocq (ARG) 6-3, 6-3 y 6-4

Juan Mónaco (ARG) a Ivo Minar (RCH) 6-3 y 7-6(2)