«Epidemia», «virus», «leyenda» y «contagio» son los nombres de muchas películas que nos tocó ver desde el sillón de casa o en una pantalla de cine, entre otras opciones. Las calles en todo el planeta hoy se transformaron en esas imágenes de estas películas y esta vez somos observadores desde nuestras ventanas.

El mundo lucha y está en guerra contra un pequeño y destructivo enemigo: COVID-19, con su nombre tan particular e inofensivo ya provocó el temor más grande de los últimos tiempos.

Recordemos que el coronavirus comenzó en China, en una localidad llamada Wuhan y, de a poco, mientras el mundo miraba de reojo, desde esa pequeña ciudad el virus llegó a todas partes.

Comenzó a esparcirse y hoy tiene más de 211.000 infectados y se puede seguir su crecimiento en vivo por internet. Italia y España comenzaron a picar en punta en Europa y registran los peores números luego de China. En el Golfo Pérsico, en la República Islámica de Irán, también crece la cantidad de muertes por este virus.

El panorama en Medio Oriente es extraño y cada país muestra diferentes y dudosas cifras. Irán, en la región de Asia, tiene 18.407 infectados y 1.284 muertes según los números de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque muchos desconfían si realmente no es mayor el número para ambas tablas.

Pese a esta situación, hay que recordar que Irán sufre sanciones aplicadas por Estados Unidos luego de los enfrentamientos que acarrea por otros temas también delicados. El gobierno de Irán ordenó fabricar los kits para diagnosticar la enfermedad por parte de las empresas locales y en breve estarán disponibles. Un hecho extraño sobre el avance del virus es que una mujer de 103 años salvó su vida luego de haber contraído el COVID-19, y es de público conocimiento que el coronavirus afecta en su mayoría a personas mayores de 60 años con síntomas o patologías previas. De todas formas, el país persa sigue combatiendo al virus y trepando en la tabla mundial de cantidad de muertes.

En tanto, algunas naciones de la región como Israel, que fue uno de los primeros países en cerrar las fronteras con cero fallecidos, es uno de los que cuentan con la mejor tecnología y por este motivo ya iniciaron el desarrollo de una potencial vacuna y en las próximas semanas se realizarán pruebas en animales. De todas maneras, no se sabe a ciencia cierta en qué fecha podría estar disponible. Israel cerró sus fronteras, por lo menos, por 14 días. Por su parte, el Estado Palestino suma 26 infectados y sus autoridades comunicaron su preocupación por los presos que están en Israel.

Por otro lado, la República de Siria -que lleva 9 años de guerra- no mostró números de infectados y fallecidos y hasta se cree que por esta razón, la del conflicto permanente, no se detectan casos.

Irak es un país también devastado por la guerra y anunció el retiro de una parte de las tropas de Estados Unidos, que se irán reubicando en otras zonas de la región. En relación al coronavirus, también golpeó con 192 infectados y 12 fallecidos.

Un suceso extraño y en relación con la pandemia, es el de Arabia Saudita, que suspendió el ingreso a la Meca, el lugar sagrado para los musulmanes. El coronavirus ya golpeó a este país en el pasado con una cepa menos agresiva pero también mortal.

Por último, debemos hablar del Líbano que, para sumar a la crisis mundial, hay que decir que por primera vez en su historia su economía entrará en default y su moneda está en proceso de devaluación. En cuanto a la pandemia, el Líbano presenta hasta este jueves 157 infectados y 4 fallecidos, mientras que el gobierno libanés emitió el cierre de todo su territorio y el cese completo de actividades. Una nota de color es que su pueblo, al comenzar la pandemia decidió por cuenta propia auto aislarse en sus casas antes que el gobierno decretara la orden.

Medio Oriente también está afectado por el coronavirus, quizás en menor grado en relación a otros países del mundo. Diferente es el caso de Irán que, día tras día, aumentan los casos positivos de COVID-19 y convive con las sanciones económicas externas. En sintonía con las demás naciones del mundo (salvo algunos casos como Emiratos Arabes Unidos que cerró sus fronteras y es una zona sin transito aéreo), la región no está a salvo de la amenaza fantasma del coronavirus.