Boca Juniors tiene su lugar en las semifinales de la Copa Libertadores de América. En La Bombonera, barrió de la cancha a Racing Club, dio vuelta la historia del partido de ida y le ganó por un cómodo 2-0. De esta manera, el «Xeneize» se enfrentará con Santos de Brasil.

La victoria fue por dos goles pero pudieron haber sido más de no ser por Gabriel Arias, la gran figura de la noche. El arquero de Racing tapó todo lo que le tiraron, incluso dos mano a mano a Franco Soldano (quien no la metió, pero es pura entrega y sacrificio).

Realmente fue inexplicable el planteo de Sebastián Beccacece: defendió mal, no tuvo la pelota, no atacó, no ocupó espacios. Nada de nada.

Boca salió a «comerse» a su rival, a borrarlo de la cancha. En pocas palabras, el equipo de Miguel Ángel Russo demostró que su intención era seguir en la copa. Y así, convirtió los noventa minutos de juego en un monólogo. Cuando Arias parecía imbatible, Eduardo Salvio con un cabezazo puso el 1-0 transitorio.

Párrafo aparte para el gran partido de Diego «Pulpo» González. El ex Racing jugó un partidazo, marcó, metió e hizo levantar el nivel a su compinche de la mitad de cancha: Jorman Campuzano. Los dos cumplieron con creces en un partido caliente.

En el complemento, Boca liquidó la historia a los 15 minutos. Salvio se metió en el área, gambeteó a Lisandro López, quien lo tocó en una infracción típica de delantero (¿qué hacía «Licha» ahí?) y el árbitro colombiano, Wilmar Roldán, cobró penal. Sebastián Villa, con un remate a la derecha de Arias, cambió penal por gol y puso cifras definitivas al encuentro.

El local continuó con el manejo del ritmo del partido ante la insólita pasividad de Racing. Edwin Cardona, quien ingresó en el complemento, se asoció con Carlos Tevez y fue el principal responsable que los minutos se consuman.

Tras una semana caliente, Boca despejó cualquier tipo de dudas y demostró que quiere seguir hasta lo más alto de la Copa Libertadores. Quiere la séptima, su principal obsesión. En la noche del miércoles dio un gran paso.

Semifinales

Boca enfrentará a Santos en La Bombonera, el próximo 6 de enero. Una semana más tarde se definirá en Brasil.

Por su parte, River Plate se medirá con Palmeiras en Buenos Aires el 5 de enero de 2021. La vuelta será el día 12 del mismo mes en el país vecino.