Este viernes conversamos en el Noticero con Mara Rivera, subsecretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la Asociación del Personal Superior de Empresas de Energía (APSEE), sobre los reiterados cortes del suministro de energía eléctrica en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y los problemas que cada verano afrontan los usuarios.

«A partir de la privatización, que este 16 de enero se cumplieron 30 años desde la privatización de las empresas, empezamos a conocer cuál es la realidad de los servicios públicos esenciales. En los últimos años empezamos a ver que en los picos de calor o de frío ocurrían cortes, dependemos del clima para conocer la realidad. Se acentuó en los últimos años por la edificación, respecto al AMBA, en el crecimiento poblacional no se tuvo en cuenta la inversión en las líneas. Van pasando los años: hubo el mismo pico actual en 2013 y 2014, en 2016 hubo una Revisión Técnica Tarifaria donde el Estado le dio las tarifas a las empresas de energía bajo el gobierno de Mauricio Macri, a cambio de inversiones que no llegaron. Ahora vemos las consecuencias por la falta de inversión», detalla Rivera. Además, agrega que «el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) depende de la Secretaría de Energía, que dejó de ser Ministerio. La energía eléctrica no solo es un derecho humano sino que es un servicio estratégico para el funcionamiento de la nación. Si no tenemos energía nada funcionaría, los hospitales públicos dependen de esto, por ejemplo. Haberlo pasado a Secretaría es el valor que le dio el gobierno de Macri, y acá está el resultado de esas decisiones políticas».

Asimismo, la referente explica que «el caldo de cultivo hoy está en la distribución. Cuando se privatizaron las empresas Edenor y Edesur quedaron en la órbita nacional, porque justamente si bien están en AMBA, distribuyen el 40% de la energía de todo el país, entonces quedaron bajo una órbita de regulación nacional. Son las empresas que más problemas tienen, no solo porque distribuyen una mayor cantidad que están concentradas en un solo lugar, sino porque son las que no invirtieron. Si no acompañan con una fuerte inversión este problema va a seguir el próximo verano y el que sigue, hay que tomar una decisión política por parte del Estado. Sabemos qué es lo que falta. Hay repotenciación de subestaciones, vemos alguna que otra obra, pero el trasfondo de la cuestión está en las líneas, en el crecimiento urbano».

Finalmente, Mara Rivera concluye que «estas empresas son privadas y ven al servicio público como una Unidad de Negocio, porque el resultado del tarifazo demostró que no subió la morosidad, eso es un dato a tener en cuenta. Subieron casi 4.000% las tarifas pero los usuarios siguieron pagando, la plata para invertir estaba. El Estado tendrá que tomar cartas en el asunto y ver cómo encaramos el invierno y el próximo verano».

Audio completo de la nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.