La familia amarilla más querida de la televisión incluye varias disciplinas y celebridades deportivas desde sus inicios. Sin embargo, hay una actividad que pasó desapercibida, se trata de la Colombofilia.

Desde el primer capítulo de la primera temporada, en el «Especial de Navidad» lanzado en el año 1989, “Simpsons Roasting on an Open Fire”, podemos ver un pantallazo de las carreras de galgos cuando Homero y Bart van al galgódromo para apostar, ya que no tenían dinero para festejar la Nochebuena. El episodio concluye con la adopción de Ayudante de Santa, luego de que su antiguo dueño lo eche por haber perdido la carrera.

Este galgo tiene un final feliz y se une a la familia Simpson, sin embargo, la realidad de este «deporte» es otra y aquellos perros son maltratados hasta la muerte por los que los explotan. Por suerte, en Argentina desde el año 2016 estas actividades están prohibidas por la Ley 27.330, que sanciona con prisión de hasta cuatro años y el pago de multas de hasta 80.000 pesos a quien organice, participe o promueva esas competencias.

Retomamos la Colombofilia, otro deporte de animales, y debemos remontarnos al episodio «Pobrecita Palomita» de la temporada 22 que se estrenó en el año 2010. En este capítulo, Bart cuida a una paloma mensajera con el ala rota tras estrellarse contra su ventana, cuando el ave se cura él intenta liberarla, pero Raymond decide quedarse. Entonces, la utiliza para enviar mensajes a los habitantes de Springfield, hasta que un día Moe les sugiere inscribir a la paloma a una carrera de aves.

El desenlace de Raymond es trágico, ya que Ayudante de Santa se lo come y, tras esto, el tabernero les dice que no existe tal competencia sino que era una excusa para sacar a Homero de su casa.

No obstante se equivoca, ya que la Colombofilia consiste en criar palomas mensajeras entrenándolas como atletas para que vuelen grandes distancias volviendo siempre a su palomar. Cuando estas regresan, se comprueban con relojes especiales el tiempo que tardaron desde el punto en que se las liberó. La dificultad de este deporte está en las condiciones meteorológicas y los cazadores a los que se van a enfrentar las competidoras.

El episodio también muestra el origen de este deporte particular cuando los Simpson se encuentran mirando la televisión, en esta mencionan la historia de la paloma mensajera, donde se ve a una de ellas advirtiendo al general de una bomba en su casco, y así con una nota le salva la vida.

Esto hace referencia a que las palomas fueron muy importantes durante la Primera y Segunda Guerra Mundial, ya que facilitaban la transmisión de mensajes cuando no existían tantos medios tecnológicos y podían cruzar las líneas enemigas para comunicar a las tropas. A medida que avanzó la tecnología, las aves mensajeras perdieron popularidad e hicieron que la Colombofilia se mantenga como un deporte.