Donde se come no se caga

Detesto las frases armadas, pero esta me pareció ideal para la ocasión. Si estoy entendiendo bien, la frase quiere decir algo así como «no hagas cosas extrañas en tu lugar de trabajo». Muchas amigas con amantes y amoríos en las oficinas deberían aprender. Otra que no escuchó mis consejos es Emily Thomas. No, no te preocupes, a esta no la juna nadie.

Esta tal Emily es la asistente personal del marciano de Tom Cruise y, parece que de tanto coqueteo, lo terminó por conquistar. De hecho, se habla que Tom Cruise estaría pensando en casarse por 4° vez. Sí, con esta señorita. Esta no es la historia de Cenicienta, de hecho, las cosas se vuelven un poco más perversas visto y considerando que el héroe de la cientologia tiene 53 años y Emily solo 22. Alguien tendría un par de problemas con Edipo.

Sorpresiva separación

Había una vez una «power couple» de la música country. Esta historia ya me aburre, no sé vos, pero yo desconozco los elementos esenciales de este estilo de música. Supongo que ver «Nashville» no cuenta como para ser una profesional del tema. El asunto es que había una chica parecida a Jessica Simpson post parto llamada Miranda Lambert y un bonachón con cara de atorrante llamado Blake Shelton. Esta pareja era rica, ambos lindos, famosos y talentosos (dentro del marco de «Nashville», desde ya). Él se hizo más conocido por ser jurado en la versión norteamericana de «La Voz» y ella se convirtió en una perfecta primera dama del country.

Sin embargo, este mundo maravilloso en el que todos creíamos se acaba de derrumbar, cuando Blake Shelton y Miranda Lambert hicieron público su divorcio. Es decir, no es que están separados, ya están divorciados. Probablemente hace ya un tiempo largo que la bella pareja no existe más. Las primeras versiones, obvio, eran que la pareja estaba viviendo vidas separadas y que se divorciaban de manera amigable. Pero luego los rumores de infidelidad empezaron a correr. Él la echó de su granja en la que vivían, y no solo a ella, sino a todos los bichos que ella tenía. Por lo tanto, podíamos inferir que Miranda había sido la infiel. Luego ella salió a decir que él era un mentiroso. Y convengamos que Blake tiene toda la pinta de pirata. La pareja no pudo soportar la presión mediática, los celos de ella y las ganas de él por formar una familia. Algunos dicen que está devastado y a ella se la vio llorando en medio de un concierto, y cuando parecía que el divorcio y sus repercusiones iban a ser catastróficas… se amigaron por Twitter. Obvio, Twitter, aquel mundito que uno cree privado pero al que todo el mundo tiene acceso también tiene características malas. Es como un mini Las Vegas: lo que pasa ahí se queda ahí (fanáticos de «The O.C» podríamos decir que «lo que pasa en Tijuana se queda en Tijuana»). Por lo tanto, si bien por Twitter esta pareja está amigada, seguirán divorciados.

Todos somos un poco racistas

Por lo menos así lo afirmaban en «Avenue Q». La diferencia entre ellos y yo es que a mí no me conoce nadie y este otro es famoso. Entonces yo puedo darme el lujo de decir cualquier barbaridad y él no. Lamentablemente, este es un detalle que nadie le advirtió a Hulk Hogan. El famoso exluchador de WWE, actor y protagonista de su propio reality, metió la pata hasta el fondo y la WWE lo terminó por echar a patadas después de más de 30 años en los que trabajaron juntos.

El rubio luchador de bigote extravagante y pañuelo en la cabeza tuvo su gran periodo de fama en los ochentas y noventas, participó en «Rocky III», yo personalmente lo reconozco de la saga de los «3 ninjas», tuvo cameos en «Gremlins 2», en los «Muppets» y del 2005 al 2008 protagonizó «Hogan Knows Best», un reality show sobre su familia que lideró el rating en VH1. Luego se separó de su mujer de toda la vida, que se parecía, sospechosamentes a él y su vida fue en picada. Su hijo se enfermó, su hija nunca triunfó en el mundo de la música, su exmujer le vació todas las cuentas en el banco mientras salía con un menor de edad, se filtró un sextape bastante patético y ahora llegó esto. El señor Hogan participó en un programa de radio y se le fue la mano al hablar de la comunidad afroamericana en la que concluyó la entrevista llamándolos «nigger». Esta es la manera despectiva de llamar a una persona negra, de hecho, en Estados Unidos está terminantemente prohibida la utilización de esa palabra en todo medio de comunicación, es mucho peor decir «nigger» que «fuck». Así que imaginate. Los únicos que están más o menos salvados de esta controversia son los raperos negros que usan esta palabra con total comodidad en todas sus canciones. El tema es que Hulk Hogan no es negro y no es rapero (aunque tenga un par de discos en su haber)… y ahora está sufriendo las consecuencias.