Ingresamos en la cuenta regresiva para tachar los últimos días del año pero eso parece no afectar a la clase política, que sigue alimentando nuestro resumen semanal de noticias.

Noticias de la Gorra

Citaron a declarar por la causa de los cuadernos a Franco Macri y al hermano del presidente, Gianfranco. El viejo parece que esta gagá y no puede ser tomado en serio lo que dice… pero cuando le preguntaron al hijo declaró que «yo nunca pagué una coima, papá no sé». Listo, ya sabemos cuál va a ser el chivo expiatorio.

El que habló sobre el tema es el exabogado de Franco, quien dijo que toda la guita de la obra pública la manejaba Mauricio. Mmm, ahora entendemos por qué fundió SOCMA y Sevel.

Para que no creas que solo fundió esas empresas, en una reunión con los principales banqueros, les blanqueó que habían «destrozado el salario» de los argentinos. Qué despistado, también se olvidó de decir que destruyeron a las Pymes.

Este miércoles, en una maratónica sesión en la Cámara de Senadores que duró 70 minutos se aprobaron 8 leyes, pero una de las curiosidades fue que lo engramparon al senador Esteban Bullrich jugando a los  jueguitos en su celular. 300 lucas por mes por jugar al Candy Crush y después el presupuesto no alcanza.

Por otra parte, lo largaron a Amado Boudou, pero le pusieron una pulsera para que no se raje a más de 100 kilómetros… los suficientes para darse una vuelta por Ciccone a imprimir un par más de billetes.

Explotó un nuevo escándalo por abusos sexuales y después del cheto de San Telmo le tocó el turno nuevamente al actor Juan Darthés, pero en esta ocasión se trata de una violación a una menor cuando trabajaba con ella. Por suerte, tenemos grandes comunicadores sociales como Eduardo Feimann que se indignó con el colectivo de mujeres de pañuelo verde, el «show armado», y Nicolás Repetto que dudó de los abusos en el ámbito actoral porque a su mujer nunca le pasó. La virtud de la democracia es que cualquier hijo de puta tiene libertad para decir lo que quiera.

Al saltar este tema, desde el Gobierno salieron rápido a juntar votos y de la noche a la mañana aprobaron la ley de igualdad de sueldo entre hombres y mujeres, y Macri se pronunció al pedir erradicar la violencia contra las mujeres. Lástima que este año le bajó el presupuesto al área que se ocupaba de este tema y ahora le destinan 11 pesos por mujer. Bueh, alcanza para las curitas.

Ahora entendemos lo del presupuesto: durante el día apareció una nueva denuncia de acoso, en este caso de la periodista Romina Manguel contra el presidente del Banco Central, Guido Sandleris. Parece que la tasa no es lo único que se le disparó a Guido.