Argentina venció 2-1 a Nigeria con goles de Lionel Messi y Marcos Rojo y se quedó con el segundo lugar del Grupo D. El partido se llevó a cabo en San Petersburgo.

Tiempo perfecto

El primer tiempo tuvo en el campo de juego a la mejor versión argentina desde que Jorge Sampaoli asumió el mando del combinado nacional. Concentración, solidez defensiva, posesión del balón y variantes en ataque fueron solo algunas de las características que se pudieron ver frente a un seleccionado africano que solo veía cómo transitaba de una banda hacia la otra cada jugada albiceleste. Messi mostraba su habitual nivel de juego pero le sumó un plus de actitud y desfachatez que no pudo plasmar en el juego anterior. Y la primera alegría argentina no tardó en llegar: a los 14′ Ever Banega, que tuvo una etapa inicial superlativa, le puso a Messi un pase magistral desde mitad de cancha hacia el área y el mejor jugador del mundo le ganó más de un metro en velocidad a su marcador, bajó la pelota primero con el cuerpo y luego la acomodó para avanzar hacia la portería de Francis Uzoho y definir potente y cruzado para poner el 1-0.
Luego de la tranquilidad que brindó el triunfo parcial, los primeros 45 minutos mostraron un nivel futbolístico que invitaba a soñar con una clasificación sin sobresaltos. Ángel Di María desbordaba permanentemente por la banda izquierda, Banega se transformaba en el socio ideal de Messi, Gonzalo Higuaín realizaba a la perfección el trabajo sucio de todo centro delantero y en defensa la dupla conformada por Nicolás Otamendi y Marcos Rojo contagiaban seguridad. Quizás el único que desentonaba era Javier Mascherano, a quien se notaba nervioso e impreciso. Pero nada para preocuparse.

Nervios… todo nervios

En el periodo complementario Argentina mantuvo la idea intacta para hacerse con el pasaje a octavos, pero una desatención en el fondo provocó un tiro de esquina y el árbitro turco Cuneyt Cakir no dudó y cobró penal de Mascherano. Dudoso… pero penal al fin. Poco le importó a Victor Moses, que a los 51′ y a través de los doce pasos señalaba la igualdad. A nuestro seleccionado le llevó su buen tiempo volver a centrar la cabeza en el partido y se evidenció que los inconvenientes de Argentina tienen al aspecto psicológico como el principal problema a resolver. Y esto provocó el desorden, que Nigeria pudo capitalizar con alguna contra, que tuvo en la figura del arquero Franco Armani uno de los valuartes para sostener lo que vendría después. Y hubo un hecho que podría haber sepultado todas las esperanzas: un centro llovido al área que rechazó Marcos Rojo pegó en el brazo y el referee tuvo que recurrir al VAR para finalmente tomar la decisión de no cobrar otro penal para las Súper Águilas.
Así, con la necesidad imperiosa de ganar para no volver a casa, Messi comandó cada ataque y llevó al resto a moverse por todo el campo de juego, rotar y buscar huecos para penetrar la defensa africana. Higuaín tuvo una buena ocasión para romper la red, pero el tiro salió alto. Los tiros de esquina a favor eran mal ejecutados y las chances se diluían. Pero cuando transcurría el minuto 86 (siempre un número tan significativo para nuestra selección), Gabriel Mercado envió desde la derecha un centro al punto penal que Marcos Rojo conectó de primera para meter un derechazo impecable que se abrió y coló en el rincón izquierdo de Ozoho. 2-1 y delirio total. Los restantes momentos del juego tuvieron a Messi con control absoluto del balón para que pase el tiempo, marca férrea para anular la salida de Nigeria y el silbatazo final para materializar el milagro: Argentina está en octavos de final y enfrentará a Francia este sábado 30 de junio desde las 11 horas en el Kazan Arena.

Formaciones e incidencias

Argentina: Franco Armani; Nicolás Otamendi, Marcos Rojo, Nicolás Tagliafico, Gabriel Mercado; Javier Mascherano, Ever Banega, Ángel Di María, Enzo Pérez, Lionel Messi; Gonzalo Higuaín. Entrenador: Jorge Sampaoli.
Nigeria: Francis Uzoho; Leon Balogun, William Ekong, Kenneth Omeruo; Oghenekaro Etebo, Wilfred Ndidi, Bryan Idowu, Victor Moses, John Obi Mikel; Ahmed Musa, Kelechi Iheanacho. Director técnico: Gernot Rohr.
Goles: 14′ Lionel Messi (Argentina), 51′ Victor Moses de penal (Nigeria), 86′ Marcos Rojo (Argentina). Amonestaciones: 32′ Leon Balogun (Nigeria), 49′ Javier Mascherano (Argentina), 64′ Ever Banega (Argentina), 91′ John Obi Mikel (Nigeria), 94′ Lionel Messi (Argentina). Árbitro: Cuneyt Cakir (Turquía).