El Gobierno Nacional extendió hasta el 28 de febrero la medida de Distanciamiento Social Preventivo Obligatorio (DISPO) dispuesta en respuesta a la pandemia de coronavirus y que finalizaba el primer día del mes entrante.

De esta forma y publicada este sábado en el Boletín Oficial (esta vez sin cadena nacional en medios ni anuncios del presidente Alberto Fernández), el Decreto 67/2021 pone el foco en el regreso presencial a las escuelas para el nuevo ciclo lectivo. «El presente decreto se dicta con el objeto de proteger la salud pública, lo que constituye una obligación indelegable del Estado Nacional, en el marco de la declaración de pandemia emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS)», además de la «emergencia pública en materia sanitaria» y «en atención a la situación epidemiológica existente en las distintas regiones del país» en relación al COVID-19.

Además, el Artículo 4 establece «en atención a las condiciones epidemiológicas y a la evaluación de riesgo en los distintos aglomerados, departamentos o partidos de la Jurisdicción a su cargo, las autoridades provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) podrán dictar normas reglamentarias para limitar la circulación por horarios o por zonas, con el fin de evitar situaciones que puedan favorecer la propagación del virus SARS-CoV-2».

Al respecto de las actividades comerciales, económicas, industriales o de servicios, «solo podrán realizarse en tanto posean un protocolo de funcionamiento aprobado por la autoridad sanitaria provincial o de CABA que contemple la totalidad de las recomendaciones e instrucciones de la autoridad sanitaria nacional y restrinja el uso de las superficies cerradas permitiendo como máximo el uso del 50% de su capacidad» y «el coeficiente de ocupación de las superficies cerradas en los establecimientos dedicados a la actividad gastronómica será de un máximo del 30% del aforo, en relación con la capacidad máxima habilitada. Asimismo, los ambientes deberán estar adecuadamente ventilados de acuerdo a las exigencias previstas en el correspondiente protocolo».

Por su parte, las actividades deportivas y culturales no podrán superar el cupo de diez personas si se llevasen a cabo en lugares cerrados.

Asimismo, no se permiten «eventos culturales, sociales, recreativos, religiosos o familiares y actividades en general de más de 20 personas en espacios cerrados; realización de eventos culturales, sociales, recreativos o religiosos en espacios públicos al aire libre con concurrencia mayor a 100 personas; práctica de cualquier deporte en lugares cerrados donde participen más de 10 personas o que no permita mantener el distanciamiento mínimo de 2 metros entre los y las participantes; cines, teatros, clubes y centros culturales; servicio público de transporte urbano de pasajeros en el Aglomerado del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)».

Como hicimos mención anteriormente, sobre el regreso a las clases presenciales, el Artículo 25 detalla: «La efectiva reanudación en cada jurisdicción será decidida por las autoridades provinciales y de CABA según corresponda, quienes podrán suspender las actividades y reiniciarlas conforme la evolución de la situación epidemiológica, todo ello de conformidad con la normativa vigente. En aquellos casos en que resulte necesario disminuir la circulación de personas a fin de mitigar la propagación del virus SARS-CoV-2, se deberán implementar políticas sanitarias que prioricen el funcionamiento de los establecimientos educativos con modalidades presenciales».