La abogada que es titular del Juzgado Nacional Criminal y Correccional N°15, conocida por sus polémicos fallos en casos anteriores, en los últimos días generó indignación al dejar en libertad a Irineo Garzón. El hombre fue imputado por el «abuso sexual simple» de una joven de 18 años que fue drogada y violada en un local en el barrio de Once y, además, encontrado en flagrancia.

Pese a la evidencia médica que contundentemente da prueba del abuso al que esta mujer fue sometida, la jueza Karina Zucconi favoreció al acusado con la excarcelación, ordenando solo una restricción y alegando la falta de antecedentes penales y que no existe «peligro de fuga» ni «riesgo procesal». Es fundamental destacar que Garzón cuenta con los datos personales de la víctima, ya que fueron brindados a través del currículum de la muchacha.

En el Portal de Datos Abiertos de la Justicia Argentina figura que Karina Zucconi, de 48 años, se recibió de abogada en la Universidad de Buenos Aires (UBA) en el año 1997 y desde 2011 ocupa su cargo actual como titular en el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N°15, en el que ya tiene un historial de decisiones irregulares.

En el año 2003, Lucila Yaconis fue atacada cuando regresaba a su casa luego de visitar a su abuela, fue interceptada por su agresor, que intentó violarla y, ante la resistencia de la joven, terminó por asfixiarla. Isabel Yaconis, tras el crimen de su hija, se convirtió en una de las fundadoras de la ONG Madres del Dolor y señaló que la jueza le negó el estudio de ADN a un abusador condenado. El asesinato de Lucila sigue sin resolverse.

En 2010 ocurrió el femicidio de Marianela Rago Zapata. La joven estudiante de Periodismo fue encontrada degollada y con 23 puñaladas en su departamento en el barrio de Balvanera. En los años posteriores, Karina Zucconi sobreseyó en cinco ocasiones a Francisco Amador, exnovio de Rago y principal sospechoso, argumentando que no había pruebas suficientes para incriminarlo y que el ADN hallado en la victima no respondía a su patrón genético. El fallo fue apelado por la fiscal del caso, logrando que en 2018 finalmente Amador vaya a juicio.

Por otro lado, la jueza Zucconi también estuvo a cargo del caso de las amenazas de muerte a la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner en 2016.

En el caso de la joven venezolana, ante la presión social y el pedido de ampliación de indagatoria, este lunes Garzón declarará vía Zoom. En este contexto se duda respecto a la veracidad del domicilio declarado y, además, aparecieron otros testimonios de mujeres en contra del acusado, motivo por el cual se espera que la jueza revierta su decisión, ordenando la detención de este hombre.

Nuevamente Karina Zucconi está en la mira y, una vez más, por sus decisiones erráticas. La sociedad no es la misma y no se duda en señalar la insensatez de esta profesional. Es urgente incorporar perspectiva de género a la Justicia. ¿Cuántos casos más? ¿Cuántos casos desconocemos? ¿La (in) justicia seguirá premiando con impunidad la violencia machista?