Ya queda solo una fecha del Seis Naciones, tres equipos pueden quedarse con el premio mayor y los otros tres deberán esperar hasta el 2015.
Irlanda está a un paso.
La penúltima fecha se inició en Dublín. En el Aviva Stadium los hombres de verde ratificaron que son uno de los mayores aspirantes al título. En el encuentro, que marcó el partido número 140 para Brian O’Driscoll con el XV irlandés y los British & Irish Lions, récord a nivel mundial, la actuación de este centro fue una de las cartas para la victoria verde. Las tres asistencias (patadas directas a quien convierte un try) fueron una muestra de ello.
Irlanda_ItaliaA los 6 minutos un try de Jonathan Sexton, y su posterior conversión, abrieron el marcador y, aunque a los 25 minutos los italianos pusieron las cifras iguales en 7 gracias al try de Leonardo Sarto y la conversión de Luciano Orquera, el desarrollo del encuentro fue claramente favorable al local y no extrañó que apenas pasada la media hora de partido Sexton desnivelara con un penal. A los 38 otra vez Andrew Trimble llegó al in-goal de los azzurri y con la conversión de Sexton el marcador parcial quedó en 17 a 7.
La segunda etapa siguió con la misma tónica y fue una marea de puntos verdes. Los tries fueron de Cian Healy a los 52, Sexton a los 59, Sean Cronin a los 68, Fergus McFadden a los 77 y de Jack McGrath en el último minuto. De las cinco conversiones dos fueron efectivas a través de Paddy Jackson. Todo este poderío irlandés dejo el marcador al final de los 80 minutos en un contundente 46 a 7.
Ahora Irlanda está ante la gran oportunidad de volver a conquistar el trofeo que le es esquivo desde 2009. La gran diferencia de tantos juega a su favor. Francia, en París y con chances también de ser campeón, es el último escollo.
Francia se aferra a la última esperanza
En puntos está igual que Irlanda e Inglaterra, pero la diferencia de puntos lo deja claramente relegado en un tercer lugar. Les Blues tenían que hacer su parte y llegar a la última fecha con posibilidades. Y lo hicieron con lo justo ante un aguerrido equipo escocés.
Escocia_FranciaEl Cardo se mostró mejor en la primera etapa y, con un try de Stuart Hogg y otro de Tommy Symour a lo que se sumaron las exitosas patadas de Greig Laidlaw para las conversiones, pusieron a los escoceses en ventaja 14 a 9 al terminar los primeros 40 minutos. Maxime Machenaud había abierto el marcador al minuto de juego con un penal y esa forma de llegar a los puntos fue lo que mantuvo a Francia con vida, ya que en otras dos ocasiones, a los 10 y a los 16 minutos, su pie hizo pasar la guinda entre los postes. Y los cambios iban poniendo alternadamente a los dos equipos al frente.
Al comienzo de la segunda etapa llegó el único try francés, obra de Yohann Huget a los 45. La conversión quedó a cuenta de Machenaud. El juego se puso trabado y sobre los 60 minutos Duncan Weir volvía a poner a Escocia al frente por 17 a 16. El tiempo corría y parecía que se quedaban con la victoria los británicos. Pero los franceses sacaron la última carta y un penal de Jean Marc Doussain a dos minutos del cierre hizo pasar el triunfo de manos y dejar a los galos con una pequeña chance de coronarse.
Inglaterra tuvo una coronación
Gales tenía que ganar para poder seguir aspirando a ser el primer equipo en ganar en tres ocasiones consecutivas el Seis Naciones. Pero la historia le dio la espalda en Londres. Inglaterra, por el contrario, quedó entre los tres seleccionados que pueden dar la vuelta el próximo fin de semana. Y ya se ganó un pequeño trofeo: la Triple Corona al vencer a los otros conjuntos de las islas.
La Rosa fue muy superior a su rival y a los 4 minutos Danny Care abrió el marcador con un try y, tras la conversión de Owen Farrell, sacó una ventaja de 7 a 0. A los 8 minutos Leigh Halfpenny, autor de todos los tantos del Dragón, acortó la distancia con un penal.
Inglaterra_GalesY los penales de Farrell y de Halfpenny se fueron intercalando, la única fase del juego en la que no se separaban los equipos pese a la clara supremacía de los ingleses. Halfpenny fue el único arma que mantuvo a los galeses cerca en el marcador. Por el lado inglés Farrell marcó a los 18 y a los 26. Por el lado de Gales, los penales llegaron tras el primero a los 8, en los minutos 22, 30, 37 y 40. El try de Luther Burrel, convertido por Farrell, puso las cosas 20 a 15 tras el primer tiempo.
La segunda etapa comenzó con otro penal de Farrell a los 45 y, tras el descuento de Halfpenny, los restantes 6 puntos ingleses y del partido llegaron a través del pie de Farrell a los 54 y 58. El marcador quedó 29 a 18 y sería definitivo.
Fue un concierto de patadas de Farrell y Halfpenny pero la diferencia en el marcador, más allá de la del juego que fue clara, estuvo en que el galés estuvo solo y a Farrell lo acompañaron los tries que permitieron que Inglaterra sacara una ventaja clara. Y podría haber existido una distancia mayor de no ser porque Burrel antes de apoyar la pelota en el in-goal pisó la línea de banda. Igualmente fue suficiente para que la Rosa se quedara con el partido y ganara por primera vez desde 2003 la Triple Corona y quedara con grandes posibilidades de ser campeón.
La próxima fecha; la definición
Ahora no hay más chances, queda solo un partido para cada equipo y los tres con posibilidades se van a jugar todo lo que tienen por ser campeones.
Irlanda, Inglaterra y Francia tienen 6 puntos y son los únicos que pueden coronarse. La diferencia de tantos favorece ampliamente a Irlanda que tiene un saldo positivo de 81 contra 32 de Inglaterra y 3 de Francia. Sin chances están Gales, vigente campeón, con 4 puntos, Escocia con 2 y cierra Italia sin unidades.
La última jornada será el sábado 15 de marzo y el primer partido será en Roma con el partido entre Italia e Inglaterra. Los itálicos no querrán quedarse con la Cuchara de Madera y, de paso, dar un batacazo al dejar a Inglaterra sin campeonato. Claro, la historia puede pesar y el hecho de haber perdido los 19 partidos jugados entre ambos no es un factor menor. Inglaterra querrá aprovechar al máximo la oportunidad de coronarse. Pero tampoco será fácil, ya que deberá descontar una gran diferencia de puntos a favor de Irlanda. Y, como si eso fuera poco, no será suficiente el triunfo para ganar ya que deberá esperar el resultado de Irlanda, el último de la jornada.
Entre los dos partidos definitorios está el de Gales y Escocia, en Cardiff. Solo por el honor y por el envión anímico a futuro entrarán a la cancha los 30 jugadores.
El gran favorito por los números y el juego demostrado, Irlanda, se verá las caras con Francia en la capital gala. Tendrá a su favor, o no, el resultado de los ingleses. Si no le descontaron la ventaja, solo con ganar será campeón. Si Italia dio la sorpresa puede conformarse con un empate. Pero este último resultado podría dar bríos a los galos, aunque deberán descontar casi 80 puntos que hay de diferencia con El Trébol.
Tres partidos, tres candidatos. A esperar la última palabra.
Fotos: rbs6nations.com.