El 90% de la tierra de Siria está en manos de su ejército, pero aún quedan pequeños territorios ocupados por los terroristas que quedaron dispersos del Estado Islámico (ISIS) o por los ahora ocupantes turcos, que se encuentran en la frontera entre Turquía y Siria. Hasta acá solo son datos que, con el tiempo, variaron. Lo preocupante de este capítulo es la incursión turca hacia territorio sirio que en las últimas semanas depositaron más de 15 mil soldados del lado árabe.

La pequeña localidad de Idlib fue y sigue siendo el escenario de batalla del último bastión terrorista que se transformó en su lugar de refugio. Al desarrollarse los tramos finales de la guerra siria, ISIS se vio obligado a abandonar todos sus territorios y huir hacia las fronteras con Turquía y apostarse en distintas partes de Damasco. El ejército oficial de Bashar El Assad bombardeó, junto a sus pares rusos e iraníes, la población siria hasta más no poder.

De esta manera, Turquía formó un perímetro desde territorio turco hasta el interior de Siria para que los refugiados, o aquellos que huían de los bombardeos, pudiesen llegar a zonas seguras entre ambos países. El ejército turco, en las semanas recientes tuvo muchas bajas y hace un par de días fallecieron 5 soldados turcos por ofensiva de la armada siria, quienes siguen replegando sus fuerzas sobre la ciudad de Idlib.

En una semana, el saldo (según datos oficiales del ejército turco) es de 20 muertos, quienes recibieron fuego enemigo por parte de las fuerzas de El Assad junto a los rusos y a las fuerzas iraníes de Hezbollah. Por lo que se puede saber hasta el momento, las Fuerzas Armadas sirias ya poseen un tercio del poder de Idlib en sus manos, un territorio vital para finalizar con la ofensiva terrorista del ISIS y aliados.

Asimismo, el gobierno turco informó en las últimas horas que se tomarán represalias en contra de su par sirio debido a las bajas que se dieron en estos días. Se sabe por fuentes oficiales del gobierno turco, que están apoyando a los rebeldes sirios que actúan en Idlib para contener la ofensiva del ejército oficial de Siria.

Por otra parte en Ankara, la capital turca, se llevan a cabo negociaciones entre las delegaciones turcas y rusas para evitar que el conflicto llegue a mayores. Sin embargo, la primera reunión entre ambas partes fracasó. La próxima será nuevamente en Ankara en los días venideros para llegar a un acuerdo de paz entre turcos y sirios y así evitar más bajas en ambos lados.

Toda la ofensiva siria-rusa-iraní provocó desplazamientos de más de medio millón de personas hacia la frontera turca. Recordemos que en Turquía se encuentran alrededor de 4 millones de refugiados sirios desde que comenzó la guerra, así como también en las últimas semanas se dieron más de 300 muertes de civiles, según datos del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Al parecer, esto es el principio de lo que se asoma como un nuevo enfrentamiento en territorio sirio entre las fuerzas turcas y locales… y con ayuda externa. En el próximo mes veremos de qué es capaz el ejército turco en la nación árabe. Si la respuesta por parte de Bashar El Assad es la de expulsar a los «invasores», como los denominó, allí realmente veremos el inicio de un posible conflicto bélico mucho mayor y, quizás, con más actores de los que contamos hasta el momento.