Cuando hablamos de «género audiovisual», nos referimos a la tendencia de algunas películas o series de enmarcarse dentro de un conjunto de rasgos distintivos y puntos de encuentro. Algunos de estos se tornaron muy recurrentes, a tal punto, que a veces se los describe como clichés. Es por esas marcas gruesas que nos reímos cuando, en un film de terror, el grupo de amigos se separa o nos frustramos cuando un personaje malentiende una frase que escucha por la mitad a través de una puerta en una película romántica. Reconocemos los estereotipos y algo de la estructura que se sostiene. En el caso del género policial y de misterio vendrían a ser los policías con algún trauma del pasado asociado a un caso que los obsesionó, un carácter ermitaño, las parejas desparejas, etcétera.

Sin embargo, y a pesar de estar enmarcadas en algún género, algunas series o películas se aventuran en rutas alternativas que renuevan los climas y la tensión, para que el público no esté aplastado en una zona de confort que ya haya transitado innumerables veces. Hoy vamos a hablar de por qué «The Outsider» y «The Stranger» son dos opciones para ver algo con los mismo condimentos del misterio pero con algunas distinciones que las hacen llamativas y atrapantes.

The Stranger

Esta es una serie británica, reciente incorporación de la plataforma de streaming Netflix. Basada en la novela homónima de Harlan Coben, Adam Price (Richard Armitage) es interceptado por una mujer desconocida que le revela un secreto muy íntimo: afirma que su esposa fingió un embarazo algunos años antes para retenerlo como pareja y, además, le da pruebas suficientes para que pueda confirmarlo. Esto que le sucede a Adam también le ocurre a algunas otras personas de su localidad, un típico suburbio lleno de secretos, algunos más oscuros que otros.

Lo interesante, además de las numerosas vueltas de tuerca que ofrece cada capítulo, es que a diferencia de otras series las mentiras no son aquello que estira los conflictos sino, por el contrario, mientras más se dice la verdad todo se vuelve más complicado. Con esta inversión del rol de los secretos en esta serie de misterio, los personajes avanzan con un accionar bastante honesto o torpe. Asimismo, hay otro recurso llamativo y es cumplir con el sentido común y hacer que sus personajes actúen en consecuencia, y demostrar con esto que puede haber misterio, tensión y enredo a pesar de tener personajes que dicen la verdad y que avanzan con bastante «sentido común».

The Outsider

Otra miniserie, esta vez norteamericana y basada en la novela homónima de Stephen King, ubicada en Cherokee City, en Georgia, donde un niño aparece asesinado y un montón de pruebas oculares y registros de video ubican a su entrenador como autor del crimen. Sin embargo, luego de detenerlo y exponerlo frente a su familia y la comunidad, encuentran el mismo tipo de pruebas que demuestran que el entrenador Terry Maitland estaba en otro lugar en el mismo momento del crimen.

A partir de este enorme misterio, el detective local Ralph Anderson (un impecable Ben Mendelsohn) se ve en jaque por su proceder apresurado y el desencadenamiento de una serie de hechos terribles, y se propone resolver este caso por más imposible que parezca. Varios aspectos tienen la cualidad de ser interesantes en esta producción. Por un lado, la intervención del orden sobrenatural y, además, la característica de que el protagonista interpretado por Mendelsohn tiene una personalidad honesta, con cierto equilibrio y sensatez, construye un personaje que se equivoca y se siente vulnerable pero, en general, toda la serie se construye con una espectacular sutileza y sin virar en los extremos, ya que cuenta con un componente sobrenatural que ya cumple una función sensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.