Senegal se impuso por 2 a 1 frente a Polonia y festejó en el cierre de la primera ronda de la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA Rusia 2018. El partido se realizó en el Spartak Stadium de Moscú.

Pelota compartida

A diferencia de la mayoría de los partidos de este mundial, en los que se observó a un equipo expectante y otro con la mayor posesión, tanto Polonia como Senegal se encargaron de mostrar otra cosa. Ambos evidenciaron sus intenciones cuando les tocó el turno de tener la pelota. Sin embargo, fueron los africanos quienes comenzaron a marcar una diferencia a medida que pasaron los minutos. Y esa radicó en el despliegue físico por parte de sus jugadores, que siempre estuvieron atentos a la recuperación del balón y el traslado dinámico para llegar hasta el fondo. Sin dudas, Senegal mostró ser un equipo mas rápido que Polonia, que cuando dispuso del balón poco pudo ofrecer, casi sin hacerle llegar el juego a su 9 de referencia: Robert Lewandoski.

Y el marcador se abrió cuando Idrissa Gueye se encontró con la pelota en la medialuna del área rival, ensayó un remate bastante defectuoso que desvió Thiago Rangel Cionek y que descolocó a su arquero para establecer el cuarto gol en contra en lo que va de la competición. De ahí en más y hasta el final del primer tiempo, todo fue de Senegal para abatir a un rival que se mostró afectado por el gol recibido.

El golpe senegalés

Al comienzo de la segunda parte Polonia quiso reaccionar y Robert Lewandowski casi marca luego de ejecutar un tiro libre de muy buena manera que Khadim Ndiaye descolgó del ángulo protegido por la barrera. Los europeos decidieron seguir con la misma tónica y se adueñaron del balón, aunque le costó mucho profundizar en las líneas rivales. A los 60′ llegó la transformación de una jugada intrascendente y polémica en el segundo gol africano. Intrascendente porque Polonia tenía la pelota en su poder, sin amenazas de perderla y, sin embargo, Grzegorz Krychowiak despejó una pelota hacia atrás sin ver a M’Baye Niang que se ubicaba en posición de contra. Y polémica, porque el senegalés estaba fuera del campo de juego luego de ser atendido por el cuerpo médico, e ingresó sin pedir permiso al mismo. Fue así como Niang alcanzó a puntear la pelota ante la salida apresurada de Wojciech Szczęsny, que le permitió quedar solo frente al arco y empujar al gol. A partir de ese momento, el equipo de Adam Nawalka no tuvo más remedio que adelantarse en su campo y disponer del balón para reaccionar y aspirar, al menos, a empatar el cotejo. Pero siguió carente de profundidad y, por más que consiguió acaparar la posesión, solo llegó al descuento luego de un cabezazo en el borde del área chica por parte de Krychowiak. No quedó tiempo para nada más cuando el árbitro del encuentro lo dio por terminado y decretó la victoria del conjunto africano, que sigue invicto en partidos de grupo en Copas Mundiales FIFA.

Formaciones e incidencias

Polonia: Wojciech Szczęsny; Łukasz Piszczek, Michał Pazdan, Thiago Rangel Cionek, Maciej Rybus; Grzegorz Krychowiak, Piotr Zieliński; Jakub Błaszczykowski, Arkadiusz Milik, Kamil Grosicki; Robert Lewandowski. Entrenador: Adam Nawalka.

Senegal: Khadim Ndiaye; Moussa Wagué, Salif Sané, Kalidou Koulibaly, Youssouf Sabaly; Ismaïla Sarr, Alfred N’Diaye, Idrissa Gueye, M’Baye Niang; Sadio Mané, Mame Biram Diouf. Director técnico: Aliou Cissé.

Gol: 38′ Thiago Rangel Cionek en contra (Senegal), 60′ M’Baye Niang (Senegal), 86′ Grzegorz Krychowiak (Polonia). Amonestados: 12′ Grzegorz Krychowiak (Polonia), 49′ Salif Sané (Senegal), 72′ Idrissa Gana Gueye (Senegal). Árbitro: Nawaf Shukralla (Bahrein).

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.