En la esencia de este artista habita la humildad y la creación de quien está conectado con sus raíces, sus letras cuentan aventuras, historias vividas y expresan sentimientos: alegría, tristezas e, incluso, con su voz tiene el coraje de cantar muchas verdades que a algunos les puede molestar pero que él elige no callar, como en muchas de sus canciones expresa.
Desde muy changuito como se dice en sus tierras santiagueñas, comenzó su vida de artista al escuchar en el tocadiscos a los Hermanos Abalos, a los Quilla Huasi, entre varios artistas, y en su adolescencia en Córdoba escuchó a Charly García y al Chango Rodríguez (por eso su disco «Chango», editado en 2014). Después de rodar varios caminos presenta su undécimo trabajo, «El Sueño de los Viajeros», disco que grabó en vivo en Benito Juárez (Buenos Aires), y en el que se pueden encontrar aportes de ska y reggae, que presenta por diversos escenarios del país. Próximamente lo hará en Buenos Aires (domingo 21 de febrero), en Ciudad Cultural Konex.
Ahora, entre viajes y presentaciones hacia otros destinos donde compartirá su música, le robamos unos minutos de su descanso y charlamos con él.

¿Cómo vivís las presentaciones durante esta gira de verano?

Estoy en la recta final de la temporada de festivales del verano, estoy disfrutando, es un momento donde todo se vuelve más intenso, el hecho del encuentro con el público es muy importante porque la gente va a los festivales y tiene una predisposición más ligada al festejo. Ha sido una temporada buena, enero fue muy intenso pero en febrero estamos bajando la intensidad y lo estoy disfrutando mucho más. Estamos muy contentos y para mí va a ser una temporada inolvidable.

¿Qué nos podés contar de tu presentación de este año en Cosquín?

Desde la Comisión me lo propusieron por una cuestión de pudor, les hubiera dicho que no, que me parecía que lo tenía que cantar otra persona. Lo iba a cantar Jairo que, por cuestiones personales, no podía y para mí era la persona adecuada y con esta situación de emergencia me parecía que, además de cantar el Himno, también era hacerle un poco el aguante a Jairo, que es una persona que admiro y quiero un montón. Y fue muy lindo el estar con Elvira, estemos tomando mates en su casa o compartiendo en el escenario, siempre lo disfruto un montón. Después, hacia el final del show, tocamos varios temas con Elvira y por suerte pudo tocar el piano acústico (un piano de cola) y fue muy emocionante. Improvisamos un poco y tocamos varios temas, entre ellos «Pedacito de Cielo», uno de los temas que grabamos para «Radio AM». Fue muy emocionante.

¿Cómo te preparás para el show en el Konex?

Se ha ido armando un show interesante con cosas que no tenía pensadas, va a haber varios invitados y justo habló con varios amigos que hacen música, es el caso de Liliana Herrero, que grabamos juntos «Niña fuego de la América Sangrada», y Leo García con quien grabamos «Rodar» y por eso los invité. Creo que va a ser una tarde re linda, a las 19 horas se van a abrir las puertas y cuanto antes larguemos, mejor, yo tengo ganas de tocar mucho para que tengamos tiempo de desarrollar el concierto. Aparte pueden ir los niños, la afinidad que tienen ellos con mi música y con lo que hago es hermosa. Esa es una de las cosas que a veces extraño en Buenos Aires, que no pueden entrar niños a los conciertos. Ahora va a estar bueno que van a poder ir. Y eso le va a dar un toque especial a la tarde.

Al momento de crear canciones, ¿cómo lo vivís?

La canción es algo impredecible, por suerte, no tengo una fórmula para hacer. Surge, hay que darle tiempo y muchas veces sucede eso que llaman inspiración, es un estado como excitante, no sé cómo decirlo, que es todo hermoso y te permite entrar en otro clima, en otra cosa en la cual hay que saberla disfrutar, transitar. También sucede que uno se puede trabar ahí y las cosas se van y vienen y, bueno, es un estado hermoso. Así surgen las canciones de acuerdo a lo que uno esté sintiendo, pensando, ya sean cuestiones muy personales o cuestiones más colectivas, pero es un camino totalmente incierto y eso lo hace aún más excitante.

¿Estás preparando un nuevo disco?

Está casi listo, seguramente lo vamos a largar a mediados de año. Fue a partir de la idea original de «Radio AM», porque quería hacer un disco doble y no pudimos hacerlo. Este disco va a tener otro nombre pero va a ser parte de ese («Radio AM» es un disco compuesto por canciones que él solía escuchar cuando era pequeño y es una ventana a su niñez).

¿En esta búsqueda de canciones de tu niñez, ¿apareció alguna que tenías olvidada?

Y sí, aparecieron varias canciones que van a ser parte del disco, son entre doce y trece canciones las que estamos preparando.

¿Qué le dirías a los jóvenes músicos que comienzan el camino de la independencia?

La independencia es el camino a recorrer, el camino más sano, más verdadero. Lo profundicé en este tiempo gracias también a la referencia de algunos amigos como el caso de Lisandro Aristimuño. Él nació de esa manera, yo en algún momento estuve con una compañía discográfica pero, por suerte, pude comenzar a editar mis discos y hacer un camino hacia eso, pero recorrer el camino independiente es el más hermoso. Yo lo estoy disfrutando un montón y es lo que siempre le aconsejo a los chicos.

¿Cómo vivís la experiencia del Sello Discotrashumante?

Es muy buena. Pudimos editar el disco de una artista cordobesa, Vivi Pozzebon, y está la puerta abierta para que otros amigos puedan editar sus discos.
Si querés disfrutar los próximos shows de Raly Barrionuevo, podés hacerlo el sábado 20 de febrero en Mar del Plata y el domingo 21 de febrero en la Ciudad Cuktural Konex (Sarmiento 3131, entradas en boletería o a través de Ticketek). Para más información ingresá al sitio oficial con solo hacer clic acá.